Si todos pensamos en dolor nos viene a la cabeza que la mujer siempre tiene un umbral del dolor mayor que los hombres, que por regla general suelen ser más quejicas. Pero hay diferencias en cuanto a dolor si nos basamos en el sexo.

Noticias relacionadas

La doctora Concha Pérez, jefa de la Unidad del Dolor del Hospital Universitario de la Princesa (Madrid) y vicepresidenta de la Sociedad Española del Dolor (SED) nos cuenta que entre las diferencias que podemos encontrar entre el dolor en las mujeres y el dolor en los hombres se encontraría la frecuencia de la aparición del dolor: "A partir de la pubertad es mucho más frecuente en mujeres que en hombres. Esto ya marca una diferencia a lo largo de la evolución biográfica por género que no podemos olvidar".

Es más, la especialista señala que, "evidentemente" existen otras particularidades en los modos en que mujeres y hombres viven el dolor de maneras diferentes, y que van ligados a culturas diferentes, a creencias y a vivencias diferentes y que, por lo tanto, no se pueden generalizar. Aquí resalta que no es cierto que la mujer tenga un umbral del dolor mayor que el del hombre.

"Es muy habitual decir esa frase de 'si los hombres pariesen la raza humana se habría extinguido', pero no hay ningún fundamente científico en esa afirmación. En principio, las mujeres tienen más dolor, con menor tolerancia y umbral", advierte.

Percepción individual

Es más, la doctora Pérez señala que hay estudios que hablan de que la respuesta como modelos de estrés al dolor es mayor en mujeres que en hombres. Sin embargo, según avisa la especialista del Hospital La Princesa de Madrid, la percepción del dolor es "absolutamente individual", y no depende del género. Eso sí, mantiene que sí influyen ante un mismo estímulo de dolor vivencias diferentes, umbrales diferentes y reacciones diferentes.

"El motivo es que en la experiencia del dolor una parte muy importante son las vivencias previas, las creencias, el ambiente sociocultural y el momento en el que te sucede", incide la experta en dolor. En cuanto a por qué es diferente el dolor en la mujer que en el hombre, la vicepresidenta de la SED subraya que se desconocen todas las diferencias, pero si se excluyen factores que no son fijos (por ejemplo en qué cultura vives, o tus creencias religiosas, entre otros aspectos), y dice que sí que hay claro un factor hormonal que, entre otras cosas, va ligado a los estrógenos, lo cual explica por qué a partir de la pubertad empiecen las diferencias.

Diferencias inmunológicas

También dice que están las diferencias inmunológicas entre ambos sexos, que de manera indirecta se relacionan con los cambios hormonales y con la respuesta a diferentes fármacos. "Esto es extremadamente importante de cara al avance de los nuevos tratamientos donde desde la ciencia básica (la experimental) a la clínica es fundamental investigar no sólo en varones o mujeres, sino en ambos", resalta la experta.

¿Responden de forma distinta ante el dolor las mujeres de los hombres? La doctora Pérez indica que no existe una diferencia clara en la respuesta por género, pero sí existe una diferencia importante por genética (lo que te aportan tus padres genéticamente puede hacer que desarrolles cuadros de dolor o que se expresen más) y de vivencias.