El Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades pasará a llamarse Instituto de las Mujeres, según ha anunciado este viernes la secretaria de Estado de Igualdad y contra la Violencia de Género, Noelia Vera, compañera de Irene Montero en el Ministerio de Igualdad. 

Noticias relacionadas

En la Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados, durante su intervención para explicar el proyecto de presupuestos generales del Estado, Vera ha explicado que puede parecer un "cambio simbólico menor", pero no lo es y el objetivo de esta modificación "pretende dar respuesta al clamor que quiere incorporar la diversidad de las mujeres" en España.

Luego la directora de Instituto, Beatriz Gimeno, lo ha confirmado en Twitter, donde ha seguido el revuelo por la polémica decisión.

En la comparecencia, la secretaria de Estado ha asegurado que el Instituto seguirá contando con sus "imprescindibles programas", mantiene su "nivel de movilización de recursos" pero ajusta sus gastos de "funcionamiento interno" para seguir haciendo "políticas reales".

Entre las actuaciones del Instituto de las Mujeres estarán la inserción sociolaboral de las mujeres vulnerables, el apoyo al emprendimiento, el impulso de investigación y estudios feministas, y el fomento de las vocaciones científicas y tecnológicas entre niñas y jóvenes.

Esta decisión se produce en mitad del debate por la llamada Ley trans en el que el feminismo clásico se ha mostrado muy combativa por el "borrado" que hacen de las mujeres y por la situación de vulnerabilidad en que sigue colocándolas en algunos contextos.

Uno de los grupos más activos contra esta ley es Alianza Contra el Borrado de las Mujeres, integrada por una amplia red de asociaciones feministas, que denuncia que se incluya en la normativa el derecho a la "autodeterminación de género", es decir, que las personas transexuales puedan cambiarse el sexo en su carné de identidad simplemente con lo que se ha llamado una "declaración de la propia identidad sentida".

Esta asociación ha intentado reunirse con la ministra de Igualdad, Irene Montero, para presentarles sus opiniones y sobre todo explicarle por qué creen que esta nueva ley perjudica a las mujeres y a sus tradicionales demandas. Sin embargo, el ministerio no las ha recibido y ha emplazado a todos los críticos con la nueva Ley trans que presenten alegaciones públicas por el trámite oficial abierto estos días.

Esta asociación ha criticado además que se incluyan los postulados de la teoría queer en los papeles oficiales del Ministerio de Igualdad, siendo lo último, este cambio de nombre del Instituto de la Mujer, ahora "de las Mujeres".