José Luis Cano E.P.

Curioso anuncio realizado por el Gobierno de Pedro Sánchez. Y decimos que es curioso porque no se ha hecho de forma planificada ni quizás con los formalismos que un avance de este tipo debería tener. Hablamos de la confirmación de la llegada de un nuevo coche eléctrico en España para 2025.

Noticias relacionadas

Si bien todo apuntaba en esta dirección, hoy el Gobierno lo ha confirmado de forma oficial. En concreto ha sido la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, quien ha realizado este anuncio durante el Pleno del Control al Gobierno del Congreso.

Una confirmación no obstante, que si bien no ha sido completamente explícita, sí deja claro que el coche eléctrico del Grupo Volkswagen (el de Seat -o Cupra- y el de Volkswagen) se fabricará en España. Y explicamos el porqué.

En concreto, lo que Reyes Maroto ha señalado es que Navarra, refiriéndose a Landaben, albergará la fabricación de un coche eléctrico, tal y como recoge la agencia Europa Press. Un anuncio de Maroto que es un punto y seguido al que ya realizó la presidenta de la Comunidad Foral, María Chivite.

Así lo señaló la ministra ante una pregunta del diputado de UPN Sergio Sayas, al que ha acusado de "haber intentado bloquear" la agilización de la llegada de estos fondos europeos votando en contra en la Cámara Baja.

Lo que probablemente no se haya dado cuenta Reyes Maroto es que con esta confirmación por parte del Gobierno del coche eléctrico de Volkswagen para Navarra, también ha confirmado, de una manera implícita, la fabricación del modelo pequeño de cero emisiones en Seat en Martorell. Algo que en su momento fuentes sindicales de Seat ya adelantaron a EL ESPAÑOL.

Esto ocurre, entre otras razones, porque la asignación del coche eléctrico a Landaben, confirmada por Maroto, en realidad es una adjudicación a la Península Ibérica. Es decir, no puede ser que en Navarra se fabrique un coche eléctrico pequeño y en Martorell otro diferente. Y la prueba la tenemos ahora mismo, puesto que ambas factorías cuentan con un modelo basado en la misma plataforma: el Seat Ibiza, en Martorell; y el Volkswagen Polo, en Navarra.

De ahí que con el futuro eléctrico pequeño pase lo mismo: la plataforma será también la misma, independientemente de que se comercialice como Seat, Cupra o Volkswagen.

España a la cola de Europa

Precisamente este anuncio lo hemos conocido el mismo día en el que se ha publicado el último Barómetro de electromovilidad elaborado por la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) en el que se señala que España continúa en las últimas posiciones europeas en electromovilidad.

Así, el país alcanzó una valoración general de 20,9 puntos sobre 100 en el indicador global de electromovilidad, que valora la penetración de vehículos electrificados y la instalación de infraestructura de recarga de acceso público. Esto supone 2,3 puntos más.

Esta puntuación acentúa la brecha con la media europea, que se sitúa en una valoración de 44,5 puntos sobre 100, con un crecimiento de más de cuatro puntos en el primer trimestre de 2021.

"A pesar de no haberse podido actualizar la información relativa a la infraestructura de recarga en los otros países del entorno europeo, el crecimiento más acelerado de otros estados mantiene a España la tercera por la cola en electromovilidad", ha lamentado Anfac.

Cuota del eléctrico

En concreto, en cuanto a la penetración del vehículo electrificado, durante el primer trimestre España descendió una posición en el ranking europeo. Con 34 puntos sobre 100, creció 2,4 puntos, mucho menos que la media europea, que aumentó en 9,3 puntos.

Esto sitúa al país solo por delante de Hungría y República Checa cayendo por debajo de Italia, que incrementó su puntuación en 5,9 puntos en el último trimestre debido, en gran parte, al plan de ayudas puesto en marcha en el país transalpino. La media europea se situó en los 73,7 puntos.

"Nos encontramos en un punto de inflexión, crucial si queremos que la electromovilidad sea una realidad en nuestras ciudades y carreteras. Es hora de implantar medidas eficaces que, con el apoyo de la Administración, aceleren la transición del vehículo y, por lo tanto, cumplamos con los objetivos de descarbonización y de renovación del parque. Hay una amplia oferta, pero todavía una escasa demanda", ha subrayado el director general de Anfac, José López-Tafall.

El directivo ha indicado que en el próximo trimestre y en el resto del ejercicio se podrán ver los efectos del Plan Moves III en función de su puesta en marcha en las distintas autonomías.

"Estas ayudas son necesarias, pero es igualmente necesario avanzar en las medidas y gobernanza del despliegue de infraestructura, así como no introducir incertidumbre en la ciudadanía, darle tranquilidad sobre el futuro de la movilidad y los vehículos", ha añadido López-Tafall, refiriéndose a la consolidación de las etiquetas medioambientales de la Dirección General de Tráfico (DGT).