El Grupo Stellantis (Peugeot, Citroën y Opel, entre otros) está ultimando su gama de vehículos comerciales que estarán propulsados por un sistema de pila de combustible (es decir estarán alimentados por hidrógeno).

Noticias relacionadas

Así lo han anunciado los responsables de la marca durante una presentación a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL y en la que han señalado que este tipo de vehículos estarán listos a finales de 2021.

En concreto el Grupo Stellantis está realizando el ensamblaje de estos modelos en la división de Vehículos Especiales de Opel en Rüsselsheim.

Se trata, además, de un sistema de propulsión alimentado por hidrógeno a 700 bares (que permite lograr que en los tanques de hidrógeno tengan más capacidad) y, por tanto, ofrezcan más autonomía.

Según señala Stellantis, la principal virtud de este tipo de modelos de hidrógeno es que mantiene la misma capacidad de carga que las variantes de combustión.

Además, el repostaje con hidrógeno se realiza en tres minutos, según esta compañía, lo que permite contar con un tiempo similar al de un repostaje de un motor de combustión.

Imagen de la estación de servicio inaugurada en Madrid. José Luis Cano

Y todo ello con una autonomía de unos 400 kilómetros, según el ciclo WLTP (si bien estos datos todavía están pendientes de homologar).

Una autonomía que viene determinada por los tres depósitos de hidrógeno de los vehículos que tienen una capacidad de 4,4 kilos cada uno (el Toyota Mirai, por ejemplo, tiene tres depósitos de más de 5 kilos y alcanza hasta 650 kilómetros de autonomía).

Este sistema de propulsión mediante pilar de combustible está desarrollado sobre los modelos eléctricos del Grupo. En concreto, Stellantis lo que ha hecho ha sido evolucionar los Citroën Jumpy, Peugeot Expert y Opel Vivaro en sus versiones de cero emisiones.

En cuanto a las características de este modelo, pueden incorporar un motor eléctrico de 100 kW (como potencia máxima), lo que le permiten alcanzar hasta 130 kilómetros por hora de velocidad máxima y acelerar de 0 a 100 km/h en 15 segundos.

Este motor eléctrico se alimenta de una batería de 10,5 kWh de capacidad (recordamos en este sentido que los coches de hidrógeno necesitan menos capacidad de batería y aun así esta batería tiene más capacidad que la del Mirai que es de 1,24 kWh).

Junto con Stellantis, otras compañías que están presentes en este desarrollo son Faurecia y Symbio. Faurecia se encarga de los tanques de hidrógeno y Symbio del desarrollo de la pila de combustible.

En este sentido, el antiguo Grupo PSA ya anunció en 2020 (antes de que se convirtiera en Stellantis) que todos sus vehículos comerciales tendrán una versión 100% eléctrica para 2021 y que la compañía continuaría trabajando en el desarrollo de modelos de pila de combustible de hidrógeno.

"Todo el mundo sabe que la tecnología de hidrógeno es más cara, pero también sabemos que tiene dos puntos a favor: la autonomía y el rápido tiempo de recarga", señalaba en su momento el directivo Xavier Peugeot.

Este anuncio por parte de Stellantis se suma al realizado por Toyota que ya comercializa su coche de hidrógeno, el Toyota Mirai, y también ha participado en la primera electrolinera de Madrid que funciona a 700 bares de presión.