Málaga

Victoria se levantó un día con náuseas y vómitos. Sus padres la llevaron a hacerse la prueba de la Covid. Dio negativo. A los dos días siguientes, la chica seguía igual o peor. Le volvieron a realizar una PCR y esta vez dio positivo. "De esto han pasado ya 15 días. No la hospitalizaron antes porque estaban saturados", cuenta Dolores, la tía de la joven de 20 años fallecida por coronavirus en el Hospital Costa del Sol de Marbella, a EL ESPAÑOL de Málaga.

Noticias relacionadas

La chica, natural de Estepona, murió la madrugada del domingo tras sufrir "un edema pulmonar provocado por el virus", precisa la hermana de su madre. A Victoria la ingresaron por fin el pasado sábado después de acudir acompañada de su familia hasta en siete ocasiones para ser atendida. "La mandan para casa y así sucesivamente siete veces", declara Dolores al otro lado del teléfono.

Ese día, Victoria ya se encontraba muy mal. "Nos decía: "Llévame al hospital, que me muero". Ella ya se lo notaba. Mi hermana y mi cuñada se montaron en el ascensor y ahí la niña se desmayó. Ya estando allí le dice que hay gente más grave que ella", cuenta, rota de dolor, la tía materna de la joven, a quien dejaron en observación cuando vieron la gravedad del asunto. 

A Victoria la ingresaron el pasado sábado. "Mi hermana la llevó a la una y media de la tarde. A las seis de la tarde se dan cuenta de que le había dado un edema pulmonar. A las 1:30 de la mañana la llaman para decirle que no tiene solución, que habían hecho todo lo que podían. A las 1:40 murió", relata Dolores. Minutos después su hermana la llamó para decirle que la niña había fallecido.

Una buena niña

Dolores describe a su sobrina como una joven llena de vida. "Era una niña muy noble y muy buena. Todo el mundo la quería", recuerda sobre Victoria, que tenía sus pequeños brotes a causa de la impotencia que le provocaba una pequeña discapacidad intelectual por inmadurez al hacer su día a día. "También estaba gruesa, lo que le hacía tener unos pocos complejos", se lamenta. 

Con 20 años y toda la ilusión del mundo por delante, a Victoria le encantaba subir vídeos a TikTok. Era una de sus aficiones. Le encantaba pasar tiempo en esta red social. "Era muy alegre, siempre estaba bailando. Tenía muy buen corazón", insiste Dolores cuando habla de su sobrina, a la que toda la familia quería y a la que se le tomaba cariño con suma facilidad.

La joven de 20 años había abandonado los estudios muy pronto porque, entre otros motivos, le hacían bullying (acoso escolar) en el instituto a causa de su pequeña minusvalía. "Al tener inmadurez ha tenido problema con los estudios", reconoce su tía apenada. Sus padres la acabaron sacando del instituto porque ella no quería seguir. Después, la apuntaron a un módulo de peluquería.

Ninguna enfermedad grave

La paciente, que murió la madrugada del domingo, "tenía factores de riesgo asociados", aseguraron este martes desde el hospital marbellí a EL ESPAÑOL de Málaga. Sin embargo, la hermana de su madre confirma que Victoria sólo sufría una pequeña minusvalía o discapacidad intelectual por inmadurez y que no sufría una enfermedad grave previa.

El Hospital Costa del Sol, que facilitó información a los medios, aclaró que la chica no tenía puesta la vacuna. La joven de 20 años no llegó a ponérsela porque estaba ya enferma. "Ella tenía cita para la primera dosis. Al dar positivo no se la pudieron poner. Hasta los seis meses no te lo recomiendan", asegura Dolores a EL ESPAÑOL de Málaga. 

El Defensor del Paciente ha pedido a la Fiscalía de Málaga que investigue el fallecimiento de Victoria por "supuesta negligencia en el tratamiento de Covid-19". "La familia indica que acudieron hasta en siete ocasiones para ser atendidos. Parece que la última vez se encontraba fatal y decía que se estaba muriendo", asegura por teléfono Damián Vázquez, abogado del Defensor del Paciente en la provincia.

La familia de Victoria cuenta a EL ESPAÑOL de Málaga que ya está en marcha la denuncia al Servicio Andaluz de Salud por negligencia médica. "Estamos recabando pruebas, informes. Eso va a seguir para adelante. Esto no se va a quedar así. Para que no jueguen con la vida de las personas. No somos números", reprocha la tía de la joven fallecida por coronavirus. De momento, el Ayuntamiento de Estepona ha ofrecido asistencia psicológica a los familiares.

El complejo hospitalario marbellí ha insistido en que la atención sanitaria que "ha recibido en el área de Críticos y durante toda su estancia en el centro ha sido adecuada y correcta atendiendo a los criterios clínicos", añadiendo, de igual modo, que los profesionales sanitarios "han ofrecido información completa y puntual a la familia y apoyo durante todo el proceso y continúan todavía a su completa disposición".

Sus padres y su hermana pequeña de 18 años están "destrozados". "No te puedes hacer una idea. Esto quien se lo va a esperar. Yo he pasado el Covid y no he tenido ni fiebre, sólo dolor de cabeza, perdida de olfato", explica Dolores, que antes de colgar deja claro la intención de la familia: "Esto va a seguir adelante para que no le vuelva a pasar a nadie más. Esto es una negligencia y van a pagar".