Málaga

Marbella es la única localidad de la provincia de Málaga que se vería afectada por las nuevas restricciones propuestas por el Comité de Expertos. Concretamente, la Junta de Andalucía ha anunciado este martes que se impondrá el toque de queda nocturno entre las 2.00h y las 7.00h a aquellos municipios con una incidencia superior a 1.000 casos por 100.000 habitantes.

Noticias relacionadas

La medida del toque de queda se presenta de forma exclusiva para ciudades con más de 5.000 habitantes. Este es el caso de Marbella, que supera ligeramente ese límite: concretamente su tasa de incidencia es de 1.047,9. En cualquier caso, las restricciones han de estar avaladas por el TSJA. 

Así, las decisiones definitivas sobre las nuevas medidas en las diferentes localidades serán refrendadas el jueves por los comités provinciales.

Otros municipios que superan los 1.000 casos, pero no el límite de población establecido, son: Alfarnatejo, con 1098,9; Istán, con 1004; Villanueva de la Concepción, con 1125,3; Benaoján, con 1995,9, y Casarabonela, con 1034,2 casos. En estos casos, será el comité provincial quien revise la necesidad de implementar las medidas restrictivas.

Valoración del consejero

"La variable Delta ya es predominante en Andalucía. Es consecuencia de la movilidad", ha asegurado del consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre. "Pero hay un dato positivo, y es el ritmo de vacunación", ha añadido.

"La primera medida que vamos a tomar es la restricción de movilidad en horario nocturno, es una medida que ya fue efectiva. Pediremos al TSJA que lo ratifique", ha afirmado el consejero.

Igualmente, Aguirre ha pedido la colaboración de los ayuntamientos: "Hemos hablado con la FAMP y vamos a instar a la vigilancia de los parques y del ocio nocturno. También vamos a pedir el cierre de las playas". 

Aumento de casos

La anunciada este martes es una medida que sigue la línea de lo expresado este mismo martes por el delegado de Salud, en la provincia de Málaga, Carlos Bautista, quien de manera categórica pedía la obligatoriedad del uso de la mascarilla en el exterior y la aplicación de toque de queda para contener la expansión de la Covid.

De otro lado, el Comité de Expertos ha acordado la modificación de aforos en hostelería y locales de ocio nocturno en función del nivel de alerta decretado en cada distrito sanitario o municipio. Algo que, en el caso de los distritos sanitarios de la provincia no se conocerá hasta mañana.

No obstante, todo apunta a que el incremento de contagios en las últimas semanas, situando la incidencia acumulada en 705,9 en la provincia, traerá consigo una elevación del estado de alarma. Actualmente toda la provincia se encuentra en nivel 2, a excepción de Serranía que se encuentra en 1.

Trazabilidad en ocio nocturno

La decisión pasa por permitir en los establecimientos de hostelería un máximo permitido de 4 personas por mesa en interior, aumentando progresivamente la cifra de clientes hasta un máximo de 10 personas dependiendo del nivel de alerta. Sólo se permitirá el servicio y el consumo en barra en exterior en los niveles 1, 2 y 3.

En el caso de los establecimientos de ocio nocturno, se solicitará un registro de entrada para controlar la trazabilidad de posibles contagios. Una media que parece de carácter general. Al margen, se indica que en estos establecimientos el aforo será de un 75% máximo en interior en nivel 1 y un 50% en nivel 2. El servicio en barra no estará permitido en interior y las mesas estarán ocupadas por un máximo de 4 personas.

En los exteriores, sólo estará permitido el servicio en barra en los niveles 1, 2 y 3, siendo el consumo en mesas. De igual manera, en las celebraciones se reduce al 75% del aforo máximo en nivel 1, con un máximo de 200 personas y 4 comensales por mesa.

En el nivel 2, el aforo máximo permitido será del 75% con un máximo de 150 personas. El servicio en barra tampoco estará permitido en el interior, mientras que en el exterior sólo estará permitido el servicio en los niveles 1, 2 y 3, siendo el consumo en mesa.

Otra medida de calado es la petición que se va a hacer a los ayuntamientos para que refuercen las medidas de las poblaciones con una incidencia ascendente y, de forma especial, en las que registren tasas superiores a 1.000 casos por 100.000 habitantes.

Entre estas medidas se citan la limitación de zonas y espacios públicos, la intensificación del control para evitar botellones o el refuerzo de los mensajes de prevención. Asimismo, se insta a cerrar las playas de 23.00 a 07.00 en los municipios costeros que se encuentren en los niveles 2, 3 y 4 de alerta, exceptuando de esta medida los servicios de restauración ubicados en dichos espacios. Una medida con clara incidencia para la provincia.