Menos de 24 horas después del atropello múltiple en Marbella que dejó 11 heridos, a los locales cuyas terrazas fueron arrasadas por el vehículo no les queda otra más que intentar recuperar la normalidad. Uno de los que quedaron peor parados fue Casa Blanca, taberna parte del grupo empresarial Casa Lola, que ha abierto este martes de nuevo y se ha pronunciado sobre el suceso.

Noticias relacionadas

"Rezamos por todos nuestros clientes y personal que vieron pasar la vida por delante de ellos en esos momentos. Ha sido un milagro", han sentenciado en un comunicado de empresa que han distribuido en redes sociales, en el que lo califican como "uno de los peores episodios de nuestra trayectoria laboral" de un cuarto de siglo.

Tras cerrar este lunes hasta la noche, la compañía ha informado de su decisión de reabrir este martes, pese a estar "aún perdidos en la perplejidad de lo ocurrido".

"Solo podemos agradecer a la colaboración y agilidad, tanto ciudadana cómo de nuestros empleados, en su atención a los heridos y en avisar al 061", subrayan.

El agradecimiento a la Policía Local, Nacional, Bomberos, servicio de ambulancias y de limpieza es uno de los puntos claves del mensaje: "Dejaron en pocas horas el escenario del horror borrado".

"Hoy abrimos nuevamente, y rogamos apoyo y calor a todo nuestro personal que nuevamente estará disponible para atenderos", concluye.

Dos personas en observación

Afortunadamente, los afectados se van recuperando también de los hechos y no hay que lamentar por el momento ninguna víctima mortal. Fuentes de Salud de la Junta de Andalucía han informado a este periódico que, de los afectados por el atropellamiento múltiple que fueron atendidos en el Hospital Costa del Sol, dos personas continúan en observación: una de ellas, aquejada de traumatismo abdominal, en la UCI; la otra, con una fractura en una tibia. El resto presentaban contusiones y fueron dados de alta este lunes.

Por su parte, el conductor responsable del atropello permanece detenido en dependencias policiales y pendiente de valoración médica.



Fuentes policiales han indicado que en las próximas horas el arrestado, de 30 años y nacionalidad española, será trasladado a Málaga para someterlo a un examen médico y que los facultativos determinen en qué estado se encontraba cuando ocurrieron los hechos. Continúan practicándose diligencias para el esclarecimiento de los hechos, pero este martes no está previsto que el detenido pase a disposición judicial.