El lunes por la tarde la agenda municipal revolucionaba al gallinero: rueda de prensa conjunta entre el alcalde, Francisco de la Torre, y el concejal no adscrito, Juan Cassá. ¿Qué van a contar? En el Ayuntamiento todo era misterio: "Ya se verá mañana". Bien es cierto que poca gente sabía de qué iba la historia. Juan Cassá había acordado con el alcalde plasmar sus firmas en un acuerdo para la estabilidad.

Noticias relacionadas

El asturiano se había tomado el verano para presionar, ya que a finales de julio había reclamado atenciones y parabienes. Se hizo notar votando en contra de proyectos que se daban por hechos, lo que hizo saltar las alarmas en el despacho del primer edil. Cassá reclamó "cariño" y lo tuvo. Se abrieron vías de comunicación propias para tener informado al no adscrito y ahora se han plasmado en un documento en el que lo más importante no es el contenido sino las formas. 

La escenificación de la firma llamó la atención: para algunos miembros del equipo de De la Torre era un gesto innecesario, ya que contaban con el apoyo implícito del asturiano para sus decisiones. Fuentes de La Casona confirman a EL ESPAÑOL de Málaga que esta ha sido una operación cien por cien del alcalde con Cassá. Aunque desde el PP sabían de los movimientos, no conocían totalmente la profundidad de la operación.

La convocatoria de la rueda de prensa en la tarde del lunes levantaba las primeras suspicacias. Colaboradores de De la Torre tampoco conocían en profundidad qué iba a ocurrir el martes en el Patio de Banderas. Poco antes de la firma se daba a conocer internamente el documento.

¿A quién beneficia la firma?

Sobre el papel este acuerdo no cambia sustancialmente nada. Cassá seguirá apoyando al gobierno municipal en las decisiones: como había hecho hasta hace apenas tres meses. Ni el asturiano entra en gobierno, ni Ciudadanos pierde influencia ni hay ninguna modificación en el programa.

El beneficio viene más en forma de trampolín de futuro. Con este acuerdo se sitúa a Cassá de nuevo en el centro de la actualidad política, algo que necesita para asegurar su futuro. Quiere seguir en su actual profesión y para eso necesita proyección mediática. La foto del martes es un espaldarazo. La carta de recomendación en el currículum que necesitaba.

La pregunta ahora es dónde seguirá haciendo política. En la Diputación es portavoz del equipo de gobierno, pero a su vez se ha ofrecido a ser dar voz a las iniciativas de Por mi Pueblo, el partido del expopular Abdeslam Lucena. En el Ayuntamiento ha votado contra el PP y Cs a pesar de haber firmado al inicio del mandato unos compromisos. 

Los grandes proyectos

Pero también sale beneficiado el alcalde. De la Torre, que tiene la experiencia más que sobrada como para saber identificar situaciones como esta, ha dado a Cassá el gesto que le pedía. A cambio, el primer edil se lleva el compromiso del ex de Cs para dar su apoyo a todo. El final del mandato será algo más fácil para De la Torre si el asturiano apoya los presupuestos y los proyectos de la Expo2027 o el Eje Litoral.

Pero ¿puede suponer esto un cambio en la relación con Cs? De inicio, no. A pesar de que el gesto del alcalde ha molestado a los liberales, el documento es sumamente escrupuloso, ya que no traspasa en ningún momento las líneas naranjas con Noelia Losada, la edil de Ciudadanos.

El movimiento de Cassá llegó hasta la directiva nacional liberal. Sin embargo, desde un primer momento, la máxima fue actuar como si nada ocurriese. No quieren dedicar ni un minuto a la figura de su exlíder en Málaga.