Málaga

El concejal no adscrito del Ayuntamiento de Málaga, Juan Cassá, quien hasta mayo de 2020 fue integrante de Ciudadanos, ya tiene lo que quería. El "paripé" que ha escenificado este martes junto al alcalde de la capital de la Costa del Sol, Francisco de la Torre (PP), y del que se ha hecho directamente responsable, le ha permitido recuperar el foco perdido desde su salida del partido naranja. Al tiempo, le abre la puerta, según él mismo ha admitido, a sentar las bases de su apuesta futura por seguir en política.

Noticias relacionadas

Cassá ha rubricado con el veterano regidor, que acumula ya más de veinte años en el cargo, un acuerdo en el que queda comprometido a garantizar la estabilidad del equipo de gobierno, integrado por el PP y Ciudadanos, hasta el final del mandato. Un pacto, sin embargo, sustentado únicamente en la confianza de que Cassá va a cumplir la palabra dada.

Pero ¿qué ganará cada uno de los integrantes de esta nueva alianza? Debido a las explicaciones, el que fuera portavoz naranja en la Casona del Parque el pasado mandato fortalece su estatus municipal.

"Siempre he estado de acuerdo en los grandes proyectos de ciudad; lo que cambia ahora es que desde este momento voy a poder aportar un poco más en la gestión del día a día", ha afirmado en la rueda de prensa en la que se ha escenificado la firma. "Tendré más visibilidad dentro de la vida municipal; desde mi marcha de Cs he tratado de hacer poco ruido, a partir de ahora tendré más presencia", ha precisado.

Lo hará, eso sí, en su papel actual de edil no adscrito. Sobre este particular ha sido claro al negar que vaya a formar parte del equipo de gobierno o de que vaya a participar en las reuniones del Ejecutivo. La mejora de la comunicación a la que se alude en el documento se refiere a los encuentros informativos que pueda mantener Cassá con los concejales para avanzar en determinadas iniciativas.

La escenificación, en cualquier caso, sí ha permitido conocer los planes de futuro de Cassá. "Aspiro a seguir en política, sí", ha confirmado, sin cerrar la puerta a nada. No ha aclarado si ese camino tras el actual periodo municipal pasa necesariamente por continuar en el ámbito local o si está ligado al Partido Popular. 

Preguntado de manera directa sobre su aspiración a pertenecer al PP, ha contestado: "No tengo cerrado acuerdo alguno". Y de hecho ha señalado que no es una decisión que tenga pensada en este momento. Y ha negado que haya habido contactos con los populares para diseñar la hoja de ruta futura.

Una puerta que desde hace meses parece entreabierta. Quién no se ha encargado de cerrarla ha sido De la Torre. "¿Le gustaría que el señor Cassá entrase en el PP?", se le ha interpelado de manera directa, a lo que ha contestado: "Es algo personal de él y del PP; siempre he sido partidario de que el PP incorpore a la gente que se sienta identificada; esa es mi línea, que sea un partido amplio, abierto".

A lo que ha renunciado a responder con claridad es a la pregunta de si le gustaría contar con Cassá en su lista a las municipales de 2023, en el supuesto de que decida volver a concurrir a las elecciones.

Cassá sí ha confirmado su disposición a formar parte del equipo de gobierno de De la Torre en el momento en que éste se lo ofreció. Un movimiento estratégico realizado por el alcalde tras su salida de Ciudadanos. Según apunta Cassá, el asunto no se concretó por la renuencia de la portavoz naranja en el Consistorio, Noelia Losada, a aceptar su entrada en el Ejecutivo.

Para De la Torre, con este acuerdo se produce "una actualización" del pacto existente con Ciudadanos, que en su día también contó con el aval de Cs. "No viene mal, porque damos respuesta a la inquietud impostada generada por los grupos de la oposición, pero que podía tener algún malagueño respecto a la posible inestabilidad", ha indicado.

El documento incluye seis compromisos por las partes firmantes. El primero de ellos vinculado a la apuesta por el empleo, la atracción de inversiones y el talento local; el segundo, por los objetivos de desarrollo sostenible; el tercero, de apoyo a las familias con oportunidades para todas las personas; el cuarto, por la transformación de la ciudad, con la creación de nuevas centralidades, patrimonio y barrios: el quinto, por impulsar una Administración transparente, moderna y eficaz; y el sexto, por la cultura y las tradiciones,  

En la disposición final se precisa que el grupo municipal del PP se compromete a mantener "un cauce fluido de comunicación" con el concejal no adscrito que le permita disponer de información actualizada de forma continua acerca de las decisiones y proyectos municipales. 

Cassá, por su parte, se compromete a apoyar "explícitamente" al equipo de gobierno, tanto con sus asistencia y voto en plenos, comisiones y cualquier otro órgano municipal, "en el mismo sentido que el voto expresado por el alcalde y el resto de ediles del PP". Y ello incluye las ordenanzas fiscales y los presupuestos municipales de 2022 y 2023