Málaga

Los números de la Sociedad Municipal de Aparcamientos de Málaga (Smassa), dependiente en un 51% del Ayuntamiento, mejoran con el paso de los meses. Pese a que la pandemia provocada por el coronavirus sigue muy presente en el día a día de la ciudad, se constata una recuperación sustancial en el número de usuarios que hacen uso de los parking municipales, así como de la denominada zona azul, el SARE.

Noticias relacionadas

Los valores registrados por la entidad mixta a mediados de año dan muestra de ello. Tomando como referencia el acumulado en el primer y segundo trimestre del ejercicio, se aprecia un crecimiento del 45% en los conductores que han estacionado en alguno de los once edificios disponibles en régimen de rotación. En concreto, en estos seis meses ya transcurridos han sido algo más de 1,1 millones, frente a los 761.993 del mismo intervalo del año pasado.

Muy superior es el crecimiento que ha tenido en esta primera mitad del año el uso del SARE. A fecha de finales de junio, según los datos oficiales de Smassa, se contaban casi 1,5 millones de usuarios en los puntos de estacionamiento regulado en superficie, frente a los 777.948 del año anterior. Esto implica una subida del 90%.

También mejoran los datos correspondientes al servicio de la grúa. Estos operarios realizaron entre enero y junio un total de 6.210 enganches, frente a los 5.228 de los primeros seis meses de 2020. En todo el pasado ejercicio las actuaciones fueron 11.302.

La afectación de la Covid sobre el funcionamiento normalizado de los servicios de Smassa es evidente el origen de la misma. Así, el uso de los aparcamientos en el mes de marzo 2020 cayó un 58,28%, porcentaje negativo que alcanzó el 98% en abril, coincidiendo con las semanas en las que más duras fueron las restricciones a la movilidad.

Durante los periodos posteriores se han ido recuperando de manera paulatina los usuarios. Sin embargo, ello no se ha traducido necesariamente en una mejora sustancial en los ingresos de la empresa, toda vez que en estos meses se han venido aplicando importantes reducciones en los precios para propiciar la reactivación económica en hostelería y comercio. No fue hasta el pasado 1 de Julio cuando desaparecieron estas rebajas. 

Esta circunstancia se nota en los datos correspondientes a los ingresos de explotación en cada uno de los servicios. El que presenta unas cifras superiores es el de los aparcamientos de rotación, con algo más de 3,6 millones de ingresos acumulados en los primeros seis meses. Esto supone apenas un 3,1% más. 

Donde sí se aprecia un cambio radical es en la aportación del SARE a los ingresos de la empresa. Hasta junio la explotación de la zona azul supuso 1.251.415 euros, casi un 65% más, mientras que se aprecian reducciones en la grúa, con 606.000 euros (-11,9%) y la venta de plazas de aparcamientos de residentes, con un -61,3%. El importe neto en los dos primeros trimestres es de unos 5.845.000 euros, frente a los 5.914.000 del año pasado.

Unos valores que, presumiblemente, mejorarán en la segunda mitad del año. En buena medida porque será en este segundo periodo cuando se mida adecuadamente el peso de la implantación de la zona azul de manera definitiva (tras las pruebas de seis meses) en los barrios de Huelin y el entorno de La Unión.