Málaga

De mantenerse los planes trazados por el Ayuntamiento de Málaga, la plaza San Pedro Alcántara, bautizada de manera despectiva durante años como la plaza de la mierda por su suciedad, y la plaza del Teatro, serán objeto de una importante operación de cirugía y embellecimiento.

Noticias relacionadas

La envergadura de la actuación queda fijada en la inversión que será necesaria: unos 646.000 euros y un plazo de cuatro meses. El ámbito de actuación tiene unos 1.000 metros cuadrados.

Aunque el proyecto ya tiene forma, queda pendiente la licitación y adjudicación de los trabajos. Algo que ya es posible después de que a finales del pasado mes de abril la Delegación de Cultura emitiese una resolución favorable. La única condición que pone es que con carácter previo a las obras se realice una intervención arqueológica preventiva en el espacio.

Otra de las imágenes de la actuación prevista.

La propuesta técnica, que ha sido objeto de participación con los vecinos y colectivos del entorno, busca fomentar la relación precisamente con Carretería, "funcionando de bisagra entre el núcleo histórico y los barrios extramuros". Para ello, se apuesta por crear una nueva configuración, de manera que los ciudadanos la puedan utilizar "para su ocio y convivencia"

"Se quiere eliminar esa sensación de muro invisible, incitando al peatón a introducirse en la plaza por la configuración del espacio, y una vez en ella, descubrirla", destacan los responsables de la actuación. 

Y en este sentido, se plantea la protección y puesta en valor del patrimonio cultural y natural existente. Hay que precisar que bajo la plaza se localiza parte del colector del siglo XVIII, que antes fue foso de la muralla defensiva de la ciudad. La propuesta incluye la marca en el pavimento del trazado de esta infraestructura, que a día de hoy sigue funcionando.

Banco circular que se pondrá alrededor del ficus.

Asimismo, se quiere conservar y recuperar el empedrado tradicional existente en la Plaza del Teatro y conservar el busto de Rockberto (componente del grupo Tabletom). Otro de los objetivos es disponer varios juegos infantiles y dar protagonismo a los ficus centenarios, alrededor de los cuales se quieren instalar juegos musicales.

En cuanto a la recuperación de la plaza como zona de estancia, se colocará un banco lineal corrido de madera a diferentes alturas, pensado para el descanso de los padres y espectadores.

"La plataforma está diseñada como juego-paseo-recorrido, hasta llegar a la parte alta de la plaza, donde se ubica el área específica de juego infantil alrededor del ficus existente", se precisa. Alrededor del árbol, se sitúa un banco circular de madera para los niños.

Intervención prevista en la Plaza del Teatro.

Ya en la parte de la plaza del Teatro, se crea una zona de descanso en torno al ficus existente. Se cambia la configuración del espacio actual, incorporando un banco circular que rodea al árbol. Otras medidas previstas son la prolongación de la calle Alcántara hasta calle Carretería en forma de rampa, continuando este eje que hace al peatón adentrarse en el entramado del centro histórico. 

El análisis de la documentación oficial permite conocer el origen de la plaza, que empezó a definirse a finales del siglo XVIII. En concreto, tuvo su germen en una operación puntual de apertura de la muralla, quedando culminada a mediados del siglo XIX con las reordenaciones urbanas que siguieron a los procesos desamortizadores. 

Localización de la zona de intervención dentro del mapa del Centro histórico de Málaga.

En este caso, con el antiguo Convento de San Pedro de Alcántara, demolido en 1836, en cuyos terrenos se trazó la actual plaza. Una de las particularidades históricas es que el espacio fue utilizado como mercado a partir de 1914. 

La vecina plaza del Teatro debe su denominación a la existencia de un teatro, llamado Teatro Principal, que fue inaugurado en el año 1793. En 1915, pasó a convertirse en cine, y posteriormente se reconvirtió en cine-teatro, permaneciendo abierto hasta el año 1968. 

La muralla defensiva que cercaba la medina discurría por la plaza de San Pedro de Alcántara. Esta muralla está inscrita como BIC (Bien de Interés Cultural) en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz. A mediados del siglo XVIII se construyó un colector sobre el trazado del foso que bordeaba la muralla medieval.