Málaga

La cuenta atrás para la regeneración de la calle Carretería queda activada. Formalizado el contrato de adjudicación de los trabajos a la unión temporal de empresas (UTE) integrada por Acsa y Hormacesa, y ratificado el acta de replanteo, el tiempo empieza a contar para la que está llamada a ser la gran operación urbana del presente mandato del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre.

Noticias relacionadas

Conforme a la programación actual de esta intervención, valorada en 3.825.000 euros (IVA incluido), todo hace indicar que la terminación de la reurbanización de este eje no será posible antes de marzo o abril de 2023. O lo que es lo mismo, en la antesala de las elecciones municipales previstas para ese año y a las que podría volver a presentarse el veterano regidor.

Un hecho que se asemeja mucho al modus operandi empleado en otros proyectos simbólicos en la ciudad, como la peatonalización de la calle Larios, en 2003; la reforma del Paseo del Parque, en 2011; el Museo Thyssen, en 2011; el Pompidou, en 2015; la semipeatonalización de la Alameda Principal, en 2019.

Nuevo diseño previsto para la Tribuna de los Pobres.

El concejal de Ordenación del Territorio, Raúl López, confía en que la primera fase de las actuaciones, correspondiente a los sondeos arqueológicos reclamados por la Delegación de Cultura, puedan impulsarse a lo largo del mes de agosto. Para completar esta actuación, el pasado miércoles el Ayuntamiento activó la licitación de la reurbanización de la calle Álamos.

Antes, el departamento autonómico tendrá que validar el proyecto de intervención que sea presentado por la empresa contratada para estas tareas. Fuentes municipales admiten la posibilidad de acelerar el ritmo de trabajo en la parte final, si bien vinculan la posible finalización con los primeros meses de 2023.

Y ello en buena medida porque la normalización de la actual crisis sanitaria del Covid, que en plena quinta ola de contagios se antoja lejana, obligará a paralizar los trabajos en determinadas épocas del año.

Con todo, el edil apunta la posibilidad de que la obra de regeneración de Carretería pueda tener su arranque formal en octubre o noviembre. Las fechas que ahora se manejan chocan con los intereses municipales y con el hecho de que el 80% de la inversión procede de fondos europeos. 

La calle Carretería junto a la antigua muralla.

En concreto, del programa Edusi. Esta circunstancia condiciona el desarrollo de la obra, hasta el extremo de tener que estar concluida antes de finalizar 2022, algo que en el seno del Consistorio se da casi por imposible. Para evitar un conflicto con la Unión Europea, el Ayuntamiento solicitó meses atrás una ampliación de los tiempos de obra, petición que por el momento no tiene respuesta.

La actuación diseñada por el equipo de Urbanismo, que fue objeto de un amplio proceso de participación ciudadana, divide en varias etapas físicas y temporales el conjunto de la operación. El primero de los pasos, según el proyecto, se dará en la parte de Carretería más próxima a la Tribuna de los Pobres, incluyendo la reforma de la misma. 

La propuesta pasa por su renovación, pero manteniendo en buena medida su actual esencia. La estructura sí será adaptada a la normativa de accesibilidad actual. En este sentido, se pretenden mantener las jardineras y se pondrán barandillas.

Ampliación de la zona peatonal

En cuanto al eje, la transformación hará que Carretería tenga un solo nivel. Otra de las particularidades de la decisión municipal es que no se permitirán nuevas autorizaciones para la instalación de terrazas a los negocios de hostelería del eje más allá de las dos que en la actualidad están permitidas.

A la renovación de los pavimentos hay que sumar la apuesta por reducir el espacio destinado al tráfico de paso. En este sentido, se prevé una rebaja del 21% en la intensidad media diaria de vehículos (unos 6.000 vehículos actuales) por un eje que desde hace años viene funcionando como una especie de circunvalación del Centro. 

Para ello, la calzada queda reducida a un vial, ampliando la zona peatonal de 4.105 metros cuadrados a 6.216 metros. Sólo se permitirá el paso de residentes, carga y descarga y otros vehículos autorizados.

Y para controlar esta restricción se instalarán cámaras de control de paso. Al tiempo, se prevén 24 plazas de aparcamiento para bicis en Carretería y 12 más en Álamos, seis fuentes, 26 contenedores soterrados (22 en Carretería y 4 en Álamos), 139 árboles.