El festival Castlepark Electronic, integrado en la programación de Marenostrum Fuengirola (Málaga), será el primer concierto de gran formato que se celebre en Andalucía en el que los asistentes estarán de pie y podrán, incluso, bailar sin mantener la bautizada como "distancia social".



Así, hasta 2.000 personas se darán cita en la loma del Castillo de Sohail este domingo para asistir al concierto de música tecno en el que la DJ y cantante moscovita Nina Kraviz, que comenzó pinchando discos en el Club Propaganda de Moscú (Rusia) en 2008, parte como cabeza de cartel.



No estar contagiado, contar con una PCR realizada por los sanitarios de la organización y llevar mascarilla -cuyo uso es obligatorio- son requisitos indispensables para asistir, con lo que se quiere evitar que positivos en coronavirus accedan al auditorio, han explicado a Efe desde la organización.



Durante las horas previas al concierto se realizarán test de antígenos entre los asistentes -con una media de 200 pruebas por hora- y ya en el interior del recinto se habilitarán tres grupos burbuja.



Con todo ello se pretende minimizar el riesgo de contagios y garantizar al máximo la seguridad del público asistente, subrayan desde la organización de Marenostrum, festival de música que celebró su primera edición en 2016.



Este modelo de concierto que plantea Marenostrum y que incluye grupos burbuja, test de antígenos y entradas vinculadas al resultado de los mismos nace con el deseo de solucionar los problemas asociados a los eventos masivos surgidos con la pandemia.



Si el resultado es positivo, este modelo de concierto gran formato podría aplicarse también a los futuros eventos incluidos en el programa de Marenostrum, entre otros, tal y como avanzó en su momento a Efe el responsable de Cultura de esta localidad malagueña, Rodrigo Romero. Pequeños pasos hacia una situación que, ojalá, cada vez sea más normalizada.