Norris Cole tiene un futuro prometedor en Málaga. El base norteamericano ha llegado con las ideas claras y con la mente despejada. Con el 30 a la espalda, número que le ha dado suerte desde el high school, y con un discurso claro y ambicioso, el de Ohio quiere hacer cosas bonitas en el Unicaja. Y aunque es un perfil diferente al de Marco Spissu, su llegada es un salto de calidad para el conjunto cajista.

Noticias relacionadas

En primer lugar, Juanma Rodríguez presentó al nuevo fichaje, que a la postre es el tercero del curso. “Norris ha jugado en NBA y en varios equipos de Europa y Euroliga. Comenzamos el fichaje de Norris el 13 o 14 de agosto y se comienzan las negociaciones con él. Tener un jugador de su calidad y su experiencia es un lujo para nosotros. Cuando Spissu no pasó el reconocimiento buscamos soluciones y hablando con Fotis vimos que era una apuesta sólida que viniera Norris al equipo”, dijo el director deportivo.

Norris, por su parte, mostró su satisfacción por recalar en Málaga. “Estoy contento de venir a Málaga. Doy las gracias por cómo se me ha acogido. Voy a aportar mi experiencia y ganas de trabajar. Trabajaré duro. Quiero intentar devolver al equipo a los registros en lucha por el campeonato”, comentó en primera instancia.

Y explicó las razones por las que recala en el proyecto cajista. “Es una gran ciudad y un país muy bonitos. Cuando me contaron el proyecto me sedujo y eso me motivó a mí y mi familia, por todos los retos que hay por delante”, explicó.

En este sentido, Juanma Rodríguez se mostró contento. “Para nosotros fue un poco una bendición. Cuando miras toda su trayectoria ves que él solía firmar tarde. Y eso nos ha ayudado. Había otras opciones porque teníamos la plaza de americano, pero eran opciones de abrir un melón ya que no habían estado en Europa. Dada su conocimiento, su trayectoria y su calidad, había que convencerlo y que viniera a disputar nuestra competición. Hablamos con él y hemos tenido la suerte de que pueda recalar aquí. Ha habido una serie de factores que han ayudado”, apuntó sobre el fichaje de Norris.

Además, el propio base se definió como jugador. “Soy un jugador que juega para ganar. Tengo diferentes roles y diferentes responsabilidades. En muchos partidos diferentes he hecho cosas diferentes. Puedo anotar, puedo asistir. Puedo ayudar a mis compañeros. Compartir toda la experiencia que tengo. Quiero competir al más alto nivel”, dijo.

El director deportivo también hizo su valoración de su juego. “En los equipos en los que ha estado han conseguido logros importantes. Nos va a aportar registros diferentes. Polivalencia porque puede jugar de 1 y de 2. Y encaja bien con los exteriores que tenemos. Ahí es un trabajo del entrenador. Estamos muy contentos de poder contar con Norris en el equipo. Se está adaptando, necesita coger la forma y conocer a los compañeros y los sistemas. Intentar que se sienta cómodo. La exigencia de la Liga ACB y esperar que nos aporte y que consiga registros importantes esta temporada”, dijo el ejecutivo.

Debutar

Norris admitió que aún está en proceso de coger forma, pero eso no evita que esté el domingo en la Copa Andalucía con el resto de sus compañeros y que quizás pueda contar con minutos de juego. “Estoy en forma de agosto, en pretemporada. Necesito tiempo, como el resto de los compañeros. Para eso están los partidos. Estoy en una decente forma. Pero necesitaré un periodo para estar óptimo”, dijo Cole.

Y por último, habló sobre las diferencias entre Euroleague, Eurocup y FIBA Champions League, ya que él ha jugado en las tres. “No me gusta comparar las competiciones. Los equipos son diferentes. Todas las competiciones son parecidas, la Euroliga está por encima, lo único que cambia un poco el nombre de la competición. En la Euroliga hay equipos muy potentes, Eurocup es un nivel muy parejo a la FIBA Champions League”, dijo.