Málaga

El Unicaja Baloncesto ya está en marcha. El conjunto cajista se ha puesto el mono de trabajo después de un largo periodo vacacional y arranca la pretemporada a las órdenes de Fotis Katsikaris. Después de superar los exámenes médicos en el Hospital Quirónsalud Málaga estos pasados días, los integrantes del plantel verde se han trasladado al pabellón José María Martín Carpena para comenzar con la actividad baloncestística.

Noticias relacionadas

Sin embargo, la primera sesión ha contado con una charla del nuevo presidente de la entidad. Antonio Jesús López Nieto ha querido dar la bienvenida a los jugadores, transmitirles un mensaje de ánimo y confianza, pero también de exigencia ante esta nueva aventura que inicia el club de Los Guindos. Junto a él también estuvo presente el director deportivo Juanma Rodríguez.

Tras esa arenga, los jugadores se han puesto a las órdenes del técnico heleno. Estos primeros días son de alternar mucho trabajo físico con funciones en el gimnasio. Y para completar el trabajo veraniego de preparación, Fotis ha tirado de cantera con un nutrido grupo de jugadores la base.

Vuelve la ilusión

La plantilla cajista, en cualquier caso, vuelve con ganas. Así lo comentaron los jugadores en estos primeros compases de pruebas y trabajo. "Se presenta ilusionante, empezamos un nuevo ciclo con muchas ganas, queremos empezar de cero y hacer cosas bonitas esta temporada", decía Alberto Díaz. 

El capitán, Carlos Suárez, hizo una valoración del equipo: "Tenemos gente que conoce bien la liga, que no es igual que otras en Europa y el hecho de tener muchos jugadores nacionales también ayuda bastante. Llevo sin poder entrenar desde abril y sin jugar un partido oficial desde la Copa del Rey, tengo muchísimas ganas e ilusión por sentirme otra vez jugador y ayudar a mis compañeros".

El entrador del Unicaja, en uno de los entrenamientos.

"Yo creo que los aficionados se lo van a pasar muy bien y tenemos muchas ganas de verles de nuevo en la cancha pero el mensaje tenemos que dárselo en la pista", dijo Darío Brizuela.

Falta un fichaje

De manera paralela al trabajo en el parqué se sigue trabajando en los despachos para intentar incorporar un nuevo fichaje. Se trata de un base, posiblemente una de las piezas más importantes del equipo, después del fichaje frustrado de Marco Spissu.

El italiano, que aterrizó en Málaga el miércoles, no superó el reconocimiento médico y fue descartado su fichaje el jueves por la noche. El club no quería pillarse los dedos ante una posible lesión grave del italiano.

Por lo tanto, se espera que más pronto que tarde haya novedades para el fichaje del playmaker. Juanma Rodríguez, director deportivo cajista, ya trabaja para completar la plantilla cajista a las órdenes de Fotis Katsikaris.