Segundo partido de pretemporada y segunda victoria para el Málaga CF, esta vez ante el Sevilla Atlético. Si estos ‘bolos’ veraniegos se tradujeran en puntos, la ilusión estaría disparada en el malaguismo. Pero a falta de oficialidad, las sensaciones no pueden ser mejores tras dos triunfos y después de dejar la portería a cero en ambos duelos.

Noticias relacionadas

Vale que los rivales son de menor categoría que los blanquiazules. Vale que la carga de trabajo y la puesta a punto de unos y otros puede dejar algunas dudas. Pero lo cierto es que las victorias ahí están. Y si se rasca un poquito más, se puede ver el trabajo detrás de José Alberto López y sus chicos.

La presión alta y la solidaridad defensiva parece innegociable en este equipo. Son las pautas que se han repetido en Vélez y este sábado en los Campos de la Federación Malagueña. Y lejos de mirar al rival de turno, las miradas se centran en los blanquiazules que parece que arrancan finos el curso. También en la cantera, que aporta goles y desparpajo. Y en los nuevos fichajes, que a poco que hacen, ilusionan.

Así, la mochila se sigue llenando de buenas sensaciones, de trabajo efectivo y de moral. Y eso es mucho a estas alturas para un equipo acostumbrado a recibir más que a dar en los últimos años. Para esta ocasión, el técnico malaguista apostó por un once que bien podría ser el del estreno liguero. Con caras conocidas, con jugadores de peso y con algún que otro canterano que no distorsiona entre profesionales.

Intensidad y presión

El inicio no distó mucho del primer ‘bolo’ del verano en Vélez. Si este va a ser el Málaga de José Alberto López, o al menos el que salga de inicio a los partidos, hay mucho ganado. Porque los blanquiazules, este sábado otra vez con la segunda equipación, salieron mordiendo. Intensos, rápidos y con hambre. Fruto de ello llegó el primer gol, que después de varias internadas de Benítez por la derecha encontró la testa de Roberto para rematar como un cañón (6’).

El partido bajó en intensidad -puede que por el calor- y los hispalenses se soltaron algo más. Aún así, las ocasiones corrían a cargo malaguista como un tiro al palo de Jairo anulado por fuera de juego y un disparo algo centrado de Luis Muñoz. El que sí apareció fue Dani Barrio, tras un balón filtrado que no cortó Lombán y al adivinar el mano a mano a Adrián Peral (29’).

A vestuarios se fueron tras anular por fuera de juego un gol de Juande de cabeza aparentemente legal. De lo poco achacable es que se vio poco a los extremos, Jairo y Haitam.

Golazo de Jozabed

A la vuelta al césped hubo carrusel de cambios pero el que sí destacó con su precisión casi milimétrica fue Jozabed. Otra vez nada más comenzar, pero esta vez con una falta perfectamente ejecutada por el mediocentro. El golpeo, impecable, entró por la escuadra en el 47’.

La ocasión más clara de los visitantes fue en el 67’, en una falta lateral que tras una maraña, el palo y Dani Barrio evitaron el estreno del casillero hispalense. Se vio fino a Hicham, que tuvo algunos minutos. Y también dejó destellos en su estreno Paulino, que con su habilidad y sus regates puede aportar grandes momentos al malaguismo.

El Sevilla Atlético, con poca presencia, se dejó llevar y el Málaga mantuvo la sobriedad pese a los cambios. Un triunfo más y una semana menos para comenzar.

FICHA TÉCNICA:

MÁLAGA CF: Dani Barrio (Gonzalo, 72’); Benítez (A. González, 46’), Juande (Moussa, 72’), Lombán (A. Caro, 72’), Javi Jiménez (Cristo, 72’), Escassi (Ismael Gutiérrez, 72’), Jozabed (Benkhemassa, 72’), Luis Muñoz (Loren, 72’); Jairo (Paulino, 46’), Roberto (Brandon, 46’) y Haitam (Hicham, 46’) (K. Medina, 72’).



SEVILLA ATLÉTICO: Alfonso, Valentino, Jacobo, Puerto, Marco Otero, Arcos, Santisteban, Nacho Quintana, Adrián Peral, Guti y Luis Vacas (once inicial).



GOLES: 1-0 (6’): Roberto; 2-0 (47’): Jozabed.



ÁRBITRO: Francisco Sáez Vital.