La procesión magna del próximo 30 de octubre, con motivo del centenario de la Agrupación de Cofradías de Málaga, servirá también para dar un respiro económico a la institución: esperan recaudar más de 400.000 euros por la venta de las sillas.

Noticias relacionadas

El recorrido oficial contará con 24.060 localidades cuyos precios oscilan entre los 13 y los 25 euros. Los cálculos de ingresos superarían los 450.000 euros, pero no todas las localidades saldrán a la venta. Un número por determinar se dedicará a protocolo. 

Así, la Agrupación ha realizado bolsas de 240 sillas, agrupadas en diferentes sectores, que serán ofrecidas a cada una de las diferentes hermandades. De este modo se asegura la venta de casi 10.000 asistentes.

Tras la Semana Santa de 2020 en la que se devolvieron muchos de los abonos y la de 2021 en la que no se llegaron a comercializar, la Agrupación está necesitada de ingresos. Esta es una ocasión que permitirá sanear ligeramente las cuentas de una institución acostumbrada a facturar más de 2,4 millones de euros.

Otro elemento clave es la necesidad de ingresar para poder hacer frente a los próximos pagos del préstamo que solicitó a Unicaja por valor de más de 900.000 euros en 2020. De este modo, la corporación encararía la próxima Semana Santa con un relativo alivio económico para beneficio de las 41 hermandades agrupadas.

Nuevo sistema

Según indicó este jueves en un comunicado, la Agrupación pondrá en marcha un nuevo portal de venta de localidades que se estrenará para la cita del 30 de octubre con motivo de la procesión magna. Así, se sustituirán los métodos anteriores de venta y será la nueva vía de compra ofrecida por la Agrupación.

La venta de las localidades para la procesión magna, la Cabalgata de Reyes Magos, así como para las procesiones de Semana Santa serán los usos a los que irá dedicada la web que será presentada y puesta en marcha en los próximos días.

Con este nuevo sistema, han indicado desde la Agrupación, "no solamente se ofrece una vía más efectiva y ágil para la compra de localidades, sino que supone un formato que blinda y garantiza aún más la eficacia y seguridad de la gestión de las sillas y tribunas así como el control del número de localidades por persona".