En estos días en los que las hermandades están abiertas para la inscripción en la procesión magna del próximo 30 de octubre, muchos hombres (y mujeres) de trono se plantean algunas dudas. Una salida de dieciséis tronos y unas 4.000 personas trabajando bajo los varales; un ejercicio físico que nunca antes se ha realizado con mascarilla. ¿Cómo afecta llevar tapabocas cuando se lleva un trono?

Noticias relacionadas

El doctor en Educación Física José María Hinojosa tiene la respuesta: “Será lo más duro de la magna: ni la recta ni la falta de entrenamiento”. Hinojosa, que es mayordomo de trono del Nazareno del Paso, ha estudiado recientemente publicaciones científicas al respecto y concluye que “hacer ejercicio físico con mascarilla supone un aumento del esfuerzo y un descenso en el rendimiento, motivado por la dificultad en la ventilación, el aumento de la temperatura y el exceso de sudoración”.

De tal modo puede ser molesta que puede llegar a “producir sensaciones de ahogo durante el trabajo del hombre de trono”, indica. Con Málaga en el nivel 0 desde esta semana, los hombres de trono tendrán que llevar mascarilla, pero no hay obligación de que esta sea FFP2: “De hecho, la quirúrgica o higiénica es la más recomendable”, afirma Hinojosa.

Es importante, además, que para preservar las propiedades, el tapaboca se cambie, al menos, una vez durante el recorrido: “La acumulación de humedad hace que se pierda esa capacidad de protección frente al virus”.

Hinojosa se basa en teóricos como Thijs Eijsvogels, profesor de la Universidad de Radboud en los Países Bajos. En sus estudios sobre la regulación del calor y la respiración en los atletas concluye que "si la boca y la nariz están completamente cubiertas puede haber alguna limitación en la entrada de aire, lo que puede aumentar la incomodidad y atenuar su rendimiento al correr". En ese sentido, la actividad física de llevar un trono se puede asimilar al atletismo.

Ante la posibilidad de realizarse test rápidos para los participantes en la magna, Hinojosa se pregunta cuáles son los motivos: “¿Económicos, de gestión de infraestructura, de agenda?”.

El entrenamiento

Hinojosa tiene entre sus principales líneas de investigación el entrenamiento del hombre de trono para su preparación física. En su blog, además, presenta diferentes tablas de entrenamiento dependiendo del nivel que tenga cada hombre de trono: un grupo de iniciación, otra para sujetos físicamente activos y otra para personas con vida deportiva muy activa.

Por supuesto, Hinojosa afirma que la hidratación es otro de los elementos más beneficiosos para el hombre de trono durante el ejercicio. “Hay que beber sin sed, aproximadamente 150 o 200 ml cada 20 minutos y, por supuesto, beber sin alcohol”, señala.