La Junta de Gobierno de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús del Santo Sepulcro y Nuestra Señora de la Soledad ha aprobado este martes por unanimidad reservar una partida de su fondo de caridad y obra social para colaborar con la reforestación de Sierra Bermeja y todo el paraje natural afectado por el incendio declarado el pasado 8 de septiembre y que ya está controlado después de haber arrasado más de 7.000 hectáreas.

Noticias relacionadas

De esta forma, como parte de su acción social, la Hermandad se compromete a colaborar en la replantación de árboles una vez llegado el momento, tanto con la adquisición de plantones como ofreciendo capital humano para hacer efectiva la repoblación; siendo conscientes de que aún queda un largo periodo hasta que se recupere el manto vegetal perdido y que esta reforestación pueda ser efectiva.

Asimismo, esta medida se articulará a través de las entidades o colectivos especializados en materia medioambiental.

La Junta de Gobierno de la Hermandad, en nombre de todos los hermanos, espera que el fuego sea extinguido lo antes posible, traslada su apoyo a todos los efectivos que luchan contra las llamas desde la noche del pasado miércoles; y muestra su pésame por el bombero del Infoca fallecido durante las labores de extinción.

El cura que ofrece su iglesia

El fuego se está combatiendo, además de los operarios que trabajan sin descanso para apagar las llamas, con la solidaridad de la población. Dueños de hoteles, restaurantes o, incluso, parroquias están ofreciendo sus instalaciones para dar cobijo a aquellas personas que lo necesiten "y no tengan dónde ir", afirma Francisco, sacerdote de Algatocín.

"Hay gente que ha dejado todo, incluidos sus animales. Pero lo peor es la incertidumbre de cuándo van a poder volver a casa", continúa este párroco. Mucha gente se ha podido alojar en casas de familiares o conocidos, pero en estas localidades se ha puesto a disposición de la gente "la iglesia y los salones parroquiales". Asimismo, el Padre Francisco también ha ofrecido su propia casa: "tengo dos habitaciones en las que podría cobijar a cualquier persona necesitada de un techo".