La suspensión de la Feria de Agosto ha dejado a muchos malagueños con el runrún de qué pasará con la procesión extraordinaria que se enmarca dentro de los actos del centenario de la fundación de la Agrupación de Cofradías. La celebración de Camino de la Gloria está más pendiente de un hilo que nunca. Si no es posible celebrar un evento como la feria, los cofrades empiezan a estar "desanimados; nos vamos a quedar sin procesión".

Noticias relacionadas

Es el caso de Miguel Díaz, hermano de Gitanos: "Obviamente la magna se va a tener que posponer. La cuestión es ¿para cuándo? porque podemos estar hablando de finales de otoño o de la próxima primavera". También afirma que está “desanimado” ante la posibilidad de que el 25 de septiembre no salgan a la calle los tronos.

En la junta de gobierno celebrada este lunes en la Agrupación de Cofradías, no se tocó el tema de la suspensión o aplazamiento de la procesión. El punto central de dicha reunión fue la solicitud de prórroga para que el presidente, Pablo Atencia, pueda estar un año más al mando. El resultado: de los 36 votos emitidos, 28 votaron a favor y ocho en contra.

Sobre esto, José Manuel Benítez, hermano de Nueva Esperanza, está sorprendido “por el silencio absoluto de los responsables de la Agrupación de Cofradías”. Asegura que “viendo los datos, no hay que sorprenderse de que no se celebre el evento. La suspensión de la feria es el preludio de que va a ocurrir lo mismo con la magna”, insiste.

Debajo del varal es imposible mantener la distancia de seguridad; no se puede aforar un trono. La falta de distancia social es insalvable. Además, es inviable pensar en que mover esas inmensas naves sea posible con menos gente de la habitual.

En Jerez de la Frontera, la Virgen del Carmen salió en un paso a ruedas y sin acompañamiento musical. Algo que, según fuentes de la Agrupación de Cofradías, en ningún momento se ha pasado por la cabeza de los organizadores: “La procesión debe ser esplendorosa. O se hace con todo, o no se hace”, afirman estas fuentes.

El problema: la Delta

Álvaro García, cofrade de la Humildad, se lamenta de que "cuando llevábamos semanas e incluso meses con unas restricciones estables y con la sensación de no retorno a tiempos pasados" ahora "ha llegado la temida y súper contagiosa cepa Delta". El escenario no es el más halagüeño: "contagios al alza, hospitales llenándose... "No necesitamos esperar a saber que hará el Ayuntamiento con la feria, o la Patrona el día 8 o los Remedios el tercer domingo de septiembre", afirma resignado.

Por otro lado, García llama la atención sobre la posible falta de participantes por miedo a la pandemia: "Hay hermandades que ya están pidiendo hombres de trono en las preinscripciones". Se refiere a cofradías que están pidiendo en redes sociales con relativa insistencia la participación.

Andrea Luque, archicofrade de la Esperanza, considera que "la suspensión de la Feria de Málaga es la antesala a lo que la mayoría de los cofrades teníamos en mente, y es que dudo que se celebre la magna". Esta cofrade considera que "aunque todos tenemos ganas de volver a la normalidad, lo cierto es que veo imprudente que sigamos adelante con esta celebración tal y como está el panorama".

"El juego de la esperanza"

Fran Mora, copresentador del programa Guion, de 101 TV, cree que la decisión sobre la Feria de Agosto: "Viene a casi certificar algo que se barruntaba desde que se anunció la fecha de la magna para el 25 de septiembre y es que ni la Agrupación de Cofradías se creía que se iba a celebrar en esa fecha".

Avisa Mora de que "lo dejaron claro desde un principio aunque han mantenido el juego de la esperanza". Del mismo modo, habla en términos coloquiales sobre una nueva fecha para la procesión: "Augurarlo sería tirarse un triple sin necesidad alguna, dadas las condiciones actuales".

En otro sentido se expresa Alejandro Molina, hermano de la Humildad: "Es una decisión que se acoge con desánimo ya que con poco más de un mes de diferencia entre una y otra se ve poco probable la realización de la magna". Este cofrade pide a la Agrupación que "tome la decisión dentro de poco tanto si se sigue adelante con la fecha o se retrasa". ¿El motivo? que "las hermandades que participen tengan tiempo para prepar lo relativo a la salida".

Por último, Francisco Zambrana, cofrade del Cautivo, cree que "el acto ya nació con sus más y sus menos; sólo los más optimistas no querían ver la suspensión". Igualmente, considera que "la planificación ha sido muy precipitada, tendríamos que haber esperado a la normalidad". Concluye Zambrana con una duda: "Ni siquiera sabemos a ciencia cierta si tendremos procesiones de Semana Santa en 2022".