Málaga

Dadi Dreucol vuelve a hacer de las suyas en las paredes de Málaga. El artista anónimo ha desafiado con un reto (claramente les ha lanzado un beef) a los operarios que borraron uno de sus murales en calle Victoria, en el centro. El amante de los grafitis ha demostrado ya en más de una ocasión (incluida esta) que el arte urbano puede llegar a ser muy divertido y desafiar el orden establecido.

Noticias relacionadas

Hace varios días, dos trabajadores eliminaron un mural suyo. Unas cuantas personas fotografiaron lo ocurrido y grabaron el momento para después pasarle el material. "Me encantó la imagen, por lo que pensé en seguir el juego e intervenir de nuevo, representando mediante un dibujo muy rápido, simple, esquemático e ilustrativo, el proceso de borrado por parte de esos operarios", explica en su maravillosa cuenta de Instagram. 

Así, Dreucol retrató en la misma pared a estos individuos borrando su creación y dejando la pared inmaculada. "El hecho que realmente me interesa es la posibilidad de que vuelvan a borrarlo, lo que implicaría que, metafóricamente, se borrarían a sí mismos. Esto, el borrado del borrado, sería el colofón perfecto de esta acción", reflexiona de forma jocosa.

El artista había llevado a cabo una "autoexhibición de pintura paisajística" en el lugar antes de ser eliminada. "Da la casualidad de que en esta pared hay un espejo retrovisor, a través del cual era capaz de ver las matrículas de los coches que por allí circulan incesantemente. Estos números fueron la parte del territorio que escogí representar", explicó hace meses en sus redes sociales.

Los usuarios de la gráfica red social no han tardado en aplaudir la acción, un experimento artístico notable. "Enhorabuena por el trabajo que llevas tantos años desarrollando en Málaga! Y, sobre todo, gracias por regalarnos esta y otras muchas obras directas al centro de la diana", le ha dicho uno de sus seguidores. Otro, que pasaba con la bibicleta mientras lo hacía, le ha agradecido el arte que brinda al patrimonio de Málaga y del barrio.

No es la primera vez que Dreucol le da una vuelta de tuerca a sus creaciones. ¿Se acuerdan de las pintadas negacionistas que aparecieron en varios barrios de la noche a la mañana? La Policía Nacional detuvo 3 de septiembre a un hombre de 70 años como presunto autor de las más de cien pintadas, repartidas en distintas fachadas de edificios de la capital.

Cualquier que paseara hasta hace muy poco por El Ejido, Capuchinos y El Molinillo este verano podía leer en algunas de sus fachadas frases como: 'No hay Covid19'; 'El virus está en la tele'; '¿Eres telecreyente?' o 'No hay virus'. El artista malagueño, inspirado por la proeza del anciano, llevó a cabo una acción en torno a las pintadas conspiranoicas del susodicho. 

El muralista elaboró una pintura que enfrenta el mensaje negacionista del hombre con el suyo artístico propio. "El lienzo completa a la pared, del mismo modo que la pared completa al lienzo. Juntos se afirman y se niegan recíprocamente", señaló. 

Acostumbrado a poner el foco en fenómenos nocivos para su ciudad natal como el turismo masivo, la especulación inmobiliaria y la gentrificación, el creador anónimo quiso fijar su atención en los grafitis del hombre ya detenido, de quien destaca "su corta pero prolífica actividad". "Es algo extraordinario para una persona de su edad", reconoció en su cuenta de Instagram.