De Arriate a la final mundial. El camino del freestyler Dani Martín (1998), alias Tirpa, comienza en el pueblo malagueño donde nació y empezó a rapear -"la primera batalla era como si fuera la final de la Red Bull", dice- y puede culminar este viernes justamente con esa misma competición.

Noticias relacionadas

Tras proclamarse hace menos de un mes subcampeón del mundo en batalla de gallos en español en la FMS Internacional, el rapero malagueño -y estudiante de Enfermería- llega a la final nacional de Red Bull con una idea clara: "Cualquiera puede dar la sorpresa. Confío en mi nivel y voy bien, pero al mismo tiempo voy tenso".

En una entrevista con EL ESPAÑOL, recuerda sus inicios desde Arriate en el mundo del rap improvisado: "Era una locura. Tendría 14 o 15 años cuando empecé y surgió como una tontería al ver los vídeos de la Red Bull con mis colegas y a los dos o tres que más nos molaba nos aprendíamos los minutos de esta gente. Así empezamos a tirarnos batallas entre nosotros y, evidentemente, aquello era fatal", ríe.

"Mi primera batalla fue en mi pueblo. Fue bonito porque yo estaba allí con mis colegas que también rapeaban y estábamos supernerviosos. Para nosotros era como si fuera la final de la Red Bull. Recuerdo que me apunté, le gané a mi colega que me tocó en primera y luego en cuartos perdí. Me moló esa mierda y quise seguir trabajándolo", explica a este periódico.

Como adolescentes, comenzaron a tomar autobuses -"o que nos llevaran amigos más grandes sin decir nada a mis padres", confiesa- para ir a batallar en las calles de Sevilla con otros aficionados: "Fue una época muy bonita, pero muy dura porque no había recompensa. Muchos viajes, muchos esfuerzos, mucho dejarte tu dinero..."

Una inversión de pasión que este viernes, en la final nacional de la batalla de gallos de Red Bull, puede acabar desbloqueando el premio gordo. Gazir -que venció a Tirpa justamente en la final internacional de FMS- será el principal favorito, pero todo puede pasar. El ganador sucederá como campeón nacional al también malagueño Skone, ganador internacional de Red Bull en Perú en 2016 y una auténtica leyenda de la disciplina.

Junto con los también participantes en la final nacional de Red Bull BTA y Jesús LC, la provincia aporta tres de los 16 gallos finalistas a nivel nacional, casi una quinta parte de la competición que reúne a algunos de los mejores freestylers de toda España. Málaga puede estar orgullosa del altísimo nivel de sus improvisadores.