En el transcurso normal de su actividad, la fábrica de cemento de FYM-Heidelberg en La Araña (Málaga) encontró una oquedad. Se encuentra en un terreno de explotación privada y, hasta la fecha, no se han encontrado restos arqueológicos en su interior, por lo que su destino inicial más probable es no lograr protección por ley y que acabe hecha cemento. No obstante, la belleza de las imágenes de la caverna compartida por el movimiento por su conservación está provocando un posicionamiento social -y político- a su favor.

Noticias relacionadas

Durante esta pasada semana, el movimiento social para la preservación no ha dejado de compartir diferentes imágenes realizadas por un fotógrafo anónimo del interior de la cueva, para defender su preservación. No obstante, la última de ellas va un paso más allá: se trata de una imagen de 360 grados, que se puede observar mediante gafas de realidad virtual o girando manualmente su teléfono móvil.

Mediante este recurso, el lector se puede sumergir en una de las salas principales de la gruta -concretamente, aquella cuya fotografía compartió la Junta de Andalucía en primer término- y sentirse dentro de la formación geológica, que tiene actualmente restringido el paso a personas ajenas a la investigación.

Con estas imágenes, que EL ESPAÑOL de Málaga pudo comprobar que se tomaron en los terrenos de la fábrica de cemento de La Araña a mediados de abril, el movimiento social espera concienciar a más malagueños para defender la preservación de la cueva. Hasta ahora, el Club de Montaña de Rincón de la Victoria está siendo la entidad encargada de liderar esta causa y ya ha reunido más de 6.000 firmas en pocos días para su conservación.

Respecto a las imágenes, la empresa de la fábrica de cemento explicó en el comunicado enviado a este periódico que desconocen su procedencia y que habían puesto la información disponible en manos de la Administración "por si considera oportuno abrir una investigación para esclarecer si se ha producido algún tipo de delito".