Málaga

El incendio en Sierra Bermeja ha arrasado ya 8.000 hectáreas y ha dejado cientos de personas desalojadas en tan solo seis días. Los trabajadores del Plan Infoca y los efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) trabajan sin descanso para extinguir el fuego originado en el Valle del Genal. La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) en Málaga se muestra preocupada ante la llamada de sus socios.

Noticias relacionadas

Los ganaderos, agricultores y castañeros "están viviendo una incertidumbre muy grande", señalan desde la asociación. "La preocupación es máxima", aseguran. Entre las personas que han debido abandonar sus viviendas en los municipios de Estepona, Genalguacil, Júzcar, Alpandeire, Faraján y Jubrique hay numerosas personas dedicadas al campo y a la explotación de animales.

"Para ellos es su medio de vida", reconocen desde Asaja Málaga, que por ahora no puede valorar el impacto del gran incendio forestan porque está "muy vivo". "Muchos no han podido entrar en sus fincas. Tenemos constancia de que algún ganadero ha tenido que soltar a los animales de las naves para que no se quemaran y dejarlos en libertad", relata la asociación a EL ESPAÑOL de Málaga.

Algunos socios han tenido que soltar a los animales a la fuerza. "No es lo mismo que estén encerrados en parcelas con barrotes a que puedan huir corriendo. Al menos no han muerto encerrados. Han hecho lo que han estado en su mano para que los animales sobrevivan", afirman desde la asociación, que señala que la zona del Valle del Genal no concentra por suerte "grandes zonas de ganado como Casabermeja".

Las castañas, en peligro

Una de las cosas que más preocupa a Asaja es el efecto demoledor del incendio forestal en los castaños del Valle del Genal. "Empezaba ya la época de recogida. Eso se ha podido echado a perder completamente", declaran desde Asaja aunque insisten en que es una apreciación suya. La castaña de esa zona no es abundante pero si de mucha calidad. La recogida empieza a final de septiembre y dura hasta noviembre. "Genalguacil es una zona muy castañera", precisan.

Igualmente, deja claro Asaja Málaga, "hasta que no afloje y se extinga el fuego" no pueden hacer un balance. Aunque "será malo seguro". En la oficina de Ronda, por ejemplo, los trabajadores no han dejado de descolgar los teléfonos. "Muchos preguntan si deben ir a sus parcelas. Otras llamadas son de gente muy preocupada porque se trata de su casa y su medio de vida", se lamentan.

Veterinarios solidarios

El presidente del Colegio de Veterinarios de Málaga, Juan Antonio de Luque, ha anunciado esta semana que pone disposición de las Administraciones públicas esta institución en cuanto a materia de asesoramiento o ayuda para aquellos ganaderos y animales que se vean afectados por el incendio de Sierra Bermeja.

"Queremos contribuir con nuestro conocimiento y experiencia a ayudar en aquellas parcelas en las que podemos aportar, conscientes del enorme daño que este incendio está causando en muchos sentidos, también a animales silvestre y a explotaciones ganaderas de la zona", ha precisado el presidente de los veterinarios malagueños.

En este sentido, ha apuntado que ya son 25 veterinarios colegiados voluntarios dispuestos a ayudar "ante tal tragedia medioambiental". También ha manifestado que está en contacto con las Administraciones públicas, concretamente la Oficina Comarcal Agraria de Ronda, así como con los delegados de Agricultura, Fernando Fernández-Tapia, y de Desarrollo Sostenible de la Junta en Málaga, José Antonio Víquez, para que en el momento que requieran la ayuda de los veterinarios, vayan hacia donde se encuentren los animales afectados.

De Luque ha querido agradecer "enormemente" la solidaridad de los colegiados malagueños ante tal catástrofe medioambiental. En este sentido, se ha habilitado un teléfono 24 horas que ya está operativo, el 630 809 923; y a partir del lunes a través del número 952 391 790.