Málaga

La elevada dependencia que los habitantes del área metropolitana de Málaga siguen teniendo del vehículo privado contrasta con los bajos porcentajes que aún tienen los medios de transporte públicos y otros sistemas sostenibles como la bicicleta. Una preocupante realidad que la Junta de Andalucía, de la mano de los 16 municipios que integran esta área, con más de un millón de habitantes, quiere revertir.

Noticias relacionadas

Y lo hace impulsando un nuevo Plan de Transporte del Área Metropolitana de Málaga, una especie de hoja de ruta en la que traza las soluciones a medio plazo para tratar de incrementar un 25% los desplazamientos en transporte público, así como un 5% el uso de la bicicleta. Todo ello, claro, está, en detrimento de los sistemas motorizados, propiciando una reducción del 10% en las toneladas de dióxido de carbono emitidas a la atmósfera. 

Pero alcanzar este ambicioso objetivo no va a ser barato. De hecho, los autores de la propuesta, actualmente en fase de información pública, tras estudiar varias opciones, desgranan una veintena de actuaciones concretas cuya ejecución se estima en 443,5 millones de euros. Soluciones todas ellas que deberían entrar en servicio en el año 2030 y a las que se suman otras de carácter más organizativo y funcional a implantar desde 2023.

Un ciclista circula por un carril bici en Málaga. EP

Atendiendo al estudio del coste-beneficio de los tres escenarios objeto de análisis, el finalmente seleccionado es el que mejores conclusiones ofrece. Muestra de ello es que el Valor Actual Neto (VAN) resultante de aplicar todas sus acciones es de 163,7 millones de euros, mientras que Tasa Interna de Retorno (TIR) del 5,11%. Ambos son parámetros empleados para medir hasta qué punto una actuación es aconsejable desde el punto de vista del rédito para la sociedad, así como presupuestario.

¿Pero qué incluye este plan de acción? Entre las primeras son de resaltar la construcción de un BRT (Bus Rapid Transit) una especie de tranvía sobre ruedas, desde la zona Centro hasta El Palo, con un coste estimado de 25 millones de euros. 

Asimismo, se propone prolongar las líneas del tren de Cercanías, C-1 y C-2, desde la Estación Alameda hasta la Plaza de la Marina. La operación, largamente demandada, entre otros, por el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, se estima en casi 34,4 millones. 

Su desarrollo tiene el camino expedito por cuanto durante la fase de construcción del ramal del Metro que llega a la Alameda, se dejó preparado la infraestructura para meter por debajo del túnel del suburbano el espacio suficiente para avanzar en la potencial extensión del Cercanías.

También se propone invertir unos 14,4 millones en la materialización de una lanzadera que desde el entorno del Hospital Civil, donde a finales de 2027 se espera que llegue el Metro soterrado, hasta la zona de Ciudad Jardín. 

Una acción semejante, aunque de mucho menor coste, 774.480 euros, se maneja para unir la última estación del ferrocarril urbano en la ampliación de la Universidad y el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA).

Hay que recordar que durante meses este sistema estuvo funcionando para paliar los problemas de movilidad que presentaba la tecnópolis. 3,3 millones se asignan a incluir la prioridad semafórica en los tramos urbanos de los diferentes municipios.

Plano del trazado propuesto para la lanzadera entre el Hospital Civil y Ciudad Jardín.

El plan también concreta importantes actuaciones en materia viaria. Una de ellas tiene un marcado interés para la capital de la Costa del Sol, ya que permitiría el acceso directo desde la ronda oeste hacia la estación de autobuses a través del bulevar Adolfo Suárez.

Este es el nombre que lleva la avenida parcialmente construida sobre los terrenos ganados tras el soterramiento de las vías del tren. Este eje podría requerir de unos 13,3 millones de euros. Para poder avanzar en esta iniciativa se necesita, previamente, de la autorización del Gobierno central.

Las mayores sumas económicas se corresponden con la ampliación de la carretera A-387 hasta Fuengirola, con un valor de 45,9 millones; 145,6 millones son los que se plantean para la mejora de las relaciones de la zona oeste mediante la duplicación de la línea C-1, incluyendo el tramo de Fuengirola-Los Boliches y aumento de frecuencia de la línea de Cercanías.  Otros 41 millones se plantean para el acceso a la zona de Churriana/Aeropuerto mediante vial distribuidor; 17,3 millones para una conexión desde la A-357 hasta el PTA. 

El trabajo, además, presta especial atención a la creación de una red de aparcamientos disuasorios que podrían costar más de 55,7 millones. Entre ellos destaca Plaza Mayor: el aparcamiento de Asperones; el aparcamiento del aeropuerto, entre otros.

Y se calcula en 16,3 millones la conexión ciclista metropolitana, incluyendo tramos como el Rincón de la Victoria-Málaga, el Cártama-Parque Tecnológico-Málaga o el Alhaurín de la Torre-Campanillas.

El reparto de la inversión, según el documento, deja en manos de la Junta la mayor parte de la aportación, con 281,3 millones (63,4%). A ésta le siguen del Ministerio de Transporte, con 44,5 millones; la Diputación provincial, con 44,5 millones; los ayuntamientos, con 24,4 millones, y organismos estatales como Adif y Renfe, con millones.