El primer lunes de agosto, víspera del último Consejo de Gobierno previo a las vacaciones de verano, el presidente de la Junta de Andalucía cerraba el curso con un anuncio de los que marcan una legislatura: el Ejecutivo de Juanma Moreno invertirá más de 370 millones de euros en poner en marcha el nuevo hospital de Málaga. Una infraestructura necesaria, pero olvidada en un cajón durante años.

Noticias relacionadas

Durante su discurso, un dato: "Soy el presidente que más veces ha visitado Málaga de manera institucional". Más de noventa veces en dos años y siete meses de presidencia. Sólo la comparación con Susana Díaz arroja un dato claro: la expresidenta visitó la provincia de Málaga sólo sesenta y una veces durante los cinco años y cuatro meses en los que estuvo al frente de la Junta.

Las comparaciones son odiosas, pero Moreno, que es malagueño, dio pie a ellas y, claro, sale bien parado en este aspecto. En los cuatro años y cuatro meses de presidencia de José Antonio Griñán, sólo visitó Málaga en cuarenta y dos ocasiones. En el caso de Manuel Chaves, en los últimos seis años antes de su salida, estuvo en la provincia sesenta veces.

La del lunes hacía noventa y una. Pero ¿y las noventa anteriores? Más o menos espaciadas en el tiempo, vienen a resultar casi tres visitas mensuales en los treinta y un meses de presidencia. Aún manteniendo el centro de poder de las instituciones en Sevilla, capital administrativa de Andalucía, el autodenominado Gobierno del cambio ha reenfocado la estrategia para dar más protagonismo a la provincia de Málaga.

A Moreno no le han dolido prendas en señalar a Málaga como "el motor de la recuperación de Andalucía". Estas eran sus palabras este lunes en la presentación del nuevo hospital. Señalaba que la provincia es "una potencia turística, pero también en investigación y talento".

En ese sentido, fuentes populares confirman a EL ESPAÑOL que Málaga es una apuesta firme del Gobierno andaluz. Más que una moda, la provincia es una realidad, y buena muestra de ello es el interés de grandes compañías por instalarse en la capital de la Costa del Sol.

Metro, empresa y salud

Las visitas de Juanma Moreno han tenido, sobre todo, tres ejes: las obras del Metro de Málaga, el mundo empresarial y tecnológico y las infraestructuras hospitalarias. En este sentido, la anterior visita del presidente de la Junta de Andalucía se produjo el 26 de julio. En esa ocasión acudía a la primera soldadura del carril de vía en la Estación de Atarazanas.

El Metro, aún sin plazo anunciado, recibió otra visita el 10 de marzo de 2021 en uno de los hitos más esperados, el cale de unión de los túneles que conectan las vías bajo el río Guadalmedina

Antes, el 17 de julio de 2020, anunciaba otra de las noticias más ansiadas por los malagueños. Moreno llegaba a la ciudad a inaugurar la apertura de la Avenida de Andalucía que recuperaba su plena funcionalidad tras permanecer diez años cerrada por las obras del Metro.

El 30 de noviembre, en pleno inicio del último alumbrado navideño de la normalidad precovid, Moreno y De la Torre daban por inaugurada una de las obras más reseñables del centro de Málaga: la nueva Alameda Principal. Un espacio en el que los peatones ganaban espacio y que, como en las ocasiones antes citadas, tenía relación con el Metro.

Juanma Moreno con la camiseta de Giants en Málaga. Junta de Andalucía

En el ámbito tecnológico, el pasado 11 de junio Moreno se sentó en una silla de gamer para inaugurar el centro deportivo de Giants, el club de eSports con sede en Málaga y volvió a apuntar a que Málaga debe ocupar un lugar capital en el presente y futuro de este sector, ya que es uno de los polos tecnológicos más importantes de España.

Ese mismo día, aprovechó para acudir a la X edición de Transfiere, el Foro Europeo para la Ciencia, Tecnología e Innovación, que se celebró en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga. Allí acudieron el consejero de Economía, Rogelio Velasco, el entonces ministro de Ciencia, Pedro Duque, o el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre.

Por último, las visitas a raíz de la pandemia se han multiplicado. Las infraestructuras sanitarias han protagonizado buena parte de las visitas, Marbella, Estepona o Málaga han sido algunas de las apariciones del presidente andaluz en la provincia.

Partiendo de este 2 de agosto, en el que Juanma Moreno presentaba con bombo y platillo el nuevo hospital de Málaga, muchos han sido sus desembarcos en la Costa del Sol. Algunos ejemplos: el 7 de junio de este año afirmó que, tras una década de paralización, las obras del Hospital Costa del Sol se retomarían.

Inauguración del nuevo Hospital de Estepona. Junta de Andalucía

Afirmó que la ampliación de este hospital tiene un presupuesto de 75 millones de euros y que la previsión es que el nuevo edificio se abra a finales del año que viene o principio del siguiente. La obra se quedó a medio terminar y los plazos son cortos, ya que la principal inversión es la de la dotación de material y personal.

El 8 de febrero, tras doce años de espera, Estepona recibió la visita de Juanma Moreno para inaugurar la obra de nunca acabar. La Junta tenía previsto abrir el centro hospitalario de la ciudad costasoleña meses más tarde, pero la pandemia lo convirtió pronto en un centro Covid. Construida por el Ayuntamiento, la Junta recepcionó las obras de esta infraestructura y la dotó de material para darle uso.

El 11 de enero, Moreno empezó el año inaugurando la nueva planta de Urgencias del Hospital Regional de Málaga. Aprovechó, en plena campaña de vacunación, para visitar la zona destinada a ello y las obras de la nueva UCI. En el mismo hospital, Carlos Haya, unos meses antes, el 11 de junio de 2020, asistió a la puesta en marcha de una de las dos estaciones robotizadas de realización de pruebas en Andalucía para la detección precoz de nuevos casos por Covid-19.

Otra de las apariciones más llamativas: la presentación, el 27 de noviembre de 2020, de las ocho unidades móviles con las que sacaba a la calle la realización de los pruebas de antígenos en plena ola de contagios. 

Quizá en condiciones normales, las visitas de Moreno a Málaga hubieran sido elevadas, pero no tantas. La pandemia ha hecho que el presidente haya puesto el foco en una provincia históricamente olvidada en materia de salud pública. Grandes anuncios, inversiones en infraestructuras y mucha sintonía con las administraciones del mismo signo político: varios ayuntamientos y la Diputación de Málaga.