F. J. Cristòfol Sebastián Sánchez Alba Rosado

La Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía acaba de dar a conocer la propuesta de adjudicación de las obras de construcción de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) del Guadalhorce-Norte, un megaproyecto que supone una inversión cercana a los 100 millones de euros. Esa planta tratará las aguas de localidades como Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Cártama y núcleos de Málaga capital.

Noticias relacionadas

El pliego de condiciones otorgaba a este megaproyecto un presupuesto de 108 millones de euros (130 incluyendo el IVA). De acuerdo con el acta emitida por la mesa de contratación a la que tuvo acceso EL ESPAÑOL de Málaga, la UTE Aquambiente-Dinotec-Sando ha sido la que mejor propuesta en relación calidad-precio ha ofrecido a la Administración andaluza. La adjudicación provisional se realiza por casi 87 millones de euros (104 incluyendo el IVA).

Dos empresas se han quedado fuera al rechazar sus ofertas la mesa de contratación. Se trata de las UTEs que reunían a Ferrovial, Sacyr y Cadagua por un lado y Abengoa y Lantania por otro. En ambos casos, han sido excluidas por "anormalmente bajas".

Por otro lado, de entre las empresas a concurso, la UTE en la que Sando participa ha recibido 96,84 puntos, consiguiendo la mayor puntuación. Con casi dos puntos de diferencia se sitúa la UTE de Dragados, Drace y Azvi, con 95,09. Con 90,27, en tercer lugar, la unión de Obrascón, Depuración de Aguas del Mediterráneo, Obratec y Agricultores de la Vega de Valencia. Ya por debajo de 90 puntos están valoradas las ofertas de las otras tres uniones de empresas, entre las que se encuentran Guamar, FCC o Acciona.

La decisión se toma prácticamente un año después de que se abriese el concurso, al que han concurrido un total de ocho empresas. Entre ellas, las grandes firmas del sector de la construcción como Dragados o Sacyr.

Como el plazo estimado era de 42 meses, (seis meses para la redacción del proyecto, 36 para la construcción de la Edar, y otros 22 para la agrupación de vertidos), se prevé que esté finalizado para 2026 aproximadamente.

En la actualidad, la depuradora del Guadalhorce trata las aguas residuales de Torremolinos, Alhaurín de la Torre y de varias pedanías de Málaga capital situadas al norte como Campanillas, Maqueda o Santa Rosalía. De acuerdo con los datos de la Empresa Municipal de Aguas (Emasa) de la capital, estas instalaciones se encuentran al límite de su capacidad y, por lo tanto, no podían tratar el agua procedente de otras localidades como Alhaurín el Grande o Cártama, a lo que se les dará solución con el presente proyecto.

Así, cabe recordar que ya en 2012 la Junta de Andalucía redactó un proyecto de concentración de vertidos con su correspondiente pliego de bases de la Edar Guadalhorce Norte para poder dar ese servicio, pero hasta el momento no se ha realizado por temas burocráticos.