Las medidas aprobadas por el Gobierno para facilitar la amortización de créditos durante la pandemia de la Covid-19 ya tienen sus primeros números. El Centro de Información Estadística del Notariado ha señalado este miércoles que a lo largo del año pasado casi se cuadruplicó (+298%) la novación de préstamos, mientras que las ampliaciones hipotecarias crecieron un 12%.

Noticias relacionadas

Además, según el informe 'Los efectos de la pandemia en 2020 desde la óptica de los datos del Notariado', las subrogaciones hipotecarias aumentaron un 13%. En sentido opuesto, las actividades más vinculadas con el ciclo económico se redujeron, como la compraventa de vivienda (-15,2%), la concesión de nuevas hipotecas (-9,5%) y la constitución de nuevas sociedades (-15,4%).

Los números recogidos en el estudio señalan que a lo largo de 2020 se produjeron un total de 130.000 operaciones de novación de préstamos, entre las que se incluyen las moratorias facilitadas por el Gobierno. De este modo, los registros de los notarios vuelven a cotas no vistas desde 2013.

En esta misma línea, los notarios señalan que crecieron las medidas para reforzar su solvencia (como las subrogaciones en la posición del deudor) y la reducción de costes (como las subrogaciones del acreedor y atrasos en la cancelación de hipoteca). Así se produjeron un total de 31.288 subrogaciones y 12.708 operaciones de ampliación de hipoteca.

En sentido opuesto, las cancelaciones de hipoteca se redujeron un 15%. Esta contracción hasta las 296.704 operaciones supuso su primera caída en cinco años.

Compraventa de vivienda

En lo que se refiere a estadísticas regionales, la compraventa de vivienda sólo creció en Asturias, mientras que las caídas más suaves se registraron en las provincias de interior, con menor concentración demográfica. Las mayores caídas tuvieron lugar en Madrid (-15%), Andalucía (-15,4%), Cataluña (-16,9%) y Comunidad Valenciana (-17,8%).

No obstante, el recorte fue aún mayor en los archipiélagos, donde las operaciones se desplomaron. Más concretamente, las compraventas de extranjeros no residentes descendieron un 30% en el segundo semestre de 2020. Una cifra que supone el doble que la media del total del mercado.

A pesar de todo, los notarios subrayan que las cifras fueron más moderadas que en los peores años de la anterior crisis económica. En concreto, cambiaron de manos menos viviendas en los años 2008, 2009, 2011 y 2013, según recoge su estadística.

Herencias y albaceas

Por otra parte, las aceptaciones de herencias marcaron su caída más pronunciada desde 2007, con una contracción del 11,4%. No obstante, las renuncias también cayeron, un 6,5% frente al ejercicio precedente. En cualquier caso, los profesionales de la notaría advierten de que, dado el plazo legal de 30 años para aceptar o renunciar definitivamente una herencia, "todo parece indicar que estos actos se están posponiendo".

En paralelo, se registraron subidas en actos vinculados con el impacto de la pandemia. Así creció un 27,3% el nombramiento de albaceas y un 16,9% el de tutores. También se registraron un 3,7% de extinciones de usufructos por fallecimiento.