Eduardo Ortega Socorro Mercedes Rivera

La Asamblea General de Farmaindustria ha oficializado en su sesión de este jueves el relevo en su presidencia que ya había avanzado en febrero Invertia. Juan López-Belmonte, CEO de Rovi, será el nuevo responsable de la patronal del medicamento innovador en sustitución de Martín Sellés, presidente de Janssen en España.

Noticias relacionadas

La presidencia de Farmaindustria se intercambia entre grupos de laboratorios (americanos, europeos y nacionales) en turnos de dos años, y López Belmonte será el representante de la industria española. No es la primera ocasión en la que se le ofrece el cargo.

Ya ocurrió en el anterior turno de presidencia de los laboratorios españoles en Farmaindustria, en 2014. Por entonces, ya rechazó la posibilidad de presidir la patronal porque, presuntamente y siempre según fuentes del sector, en ese momento estaba asumiendo nuevas responsabilidades en la empresa familiar, que a día de hoy va viento en popa con beneficios anuales por encima del 100%.

Pocos actores fuertes

Y es que el responsable de Rovi es uno de los pocos actores fuertes que le quedan a la industria farmacéutica española dentro de Farmaindustria (patronal en la que no está Grifols, por ejemplo). 

Empresas como las antaño todopoderosas Esteve y Almirall se están lamiendo las heridas de la crisis de hace 10 años y de la reformulación del sector farmacéutico, que les han obligado a diversificar sus propios negocios con variopintos resultados.

Incertidumbres

Los retos que va a tener que afrontar López-Belmonte son numerosos, en plena crisis financiera y con una pandemia de Covid-19 que genera innumerables incertidumbres. Tendrá que maniobrar, de cara a la recuperación y de la captación de las ayudas europeas, para que la industria española tenga un pedazo mayor o menor de la tarta.

Las buenas relaciones con la Administración sanitaria ya las tiene. El propio Salvador Illa, ministro de Sanidad, intercedió para que la compañía que dirige López-Belmonte, Rovi, fuera una de las seleccionadas para participar en la fabricación de la vacuna de la Covid-19. Concretamente, participará en la producción de las dosis de la de Moderna.

Además, el nuevo presidente de la patronal tendrá que liderar la necesaria negociación del convenio de Farmaindustria con el Gobierno para limitar el gasto farmacéutico innovador al crecimiento del PIB. Dada la recesión que está sufriendo la economía española en 2020, el cumplimiento del acuerdo se antoja imposible.

Martín Sellés, presidente de Farmaindustria y de Janssen/J&J Jesús Umbría

Se cierra así el ciclo de Martín Sellés al frente de Farmaindustria, un periodo en el que el valenciano ha tenido que afrontar dos retos clave: las incertidumbres políticas y su impacto sobre la regulación farmacéutica y así como el impacto la propia pandemia de la Covid-19, particularmente del estado de alarma.

Y es que el directivo valenciano ha tenido que coger el toro por los cuernos y liderar a los laboratorios innovadores en pleno confinamiento, un periodo en el que las compañías multiplicaron sus capacidades de producción para que en España no faltaran medicamentos en plena pandemia, un objetivo que se acabó logrando.

Además, Sellés ha multiplicado sus apariciones y relaciones con las Administraciones Públicas para, precisamente, trasladar mensajes de tranquilidad a la población. Entre ellos, lo relativo a los medicamentos y a las vacunas contra la Covid-19 recalcando siempre el compromiso de la industria farmacéutica de que serán accesibles para toda la población. “En esto no hay afán de lucro”, aseguró en la entrevista concedida a este periódico.