La farmacéutica madrileña Rovi ha celebrado este martes su junta general de accionistas, una cita en la que ha anunciado a sus inversores las importantes cifras con las que cerró 2019. El año pasado, el laboratorio logró un aumento de los beneficios del 119%, hasta los 39,3 millones de euros.

Noticias relacionadas

Rovi consiguió unos ingresos de 381,3 millones de euros en 2019, lo que supone un crecimiento del 26% respecto al ejercicio 2018. Además, logró un incremento del 106% del Ebitda, desde 29,5 millones de euros en 2018 hasta alcanzar los 60,9 millones de euros en 2019.

Este importante crecimiento se debe a que Rovi ha mejorado sus ventas en todos los ámbitos, tal y como ha confirmado Javier López Belmonte, director financiero de Rovi, en declaraciones a los periodistas. Es más: ha indicado que, a pesar de la Covid-19 y la crisis que ha generado, la farmacéutica mantiene las perspectivas de que su facturación crezca hasta un 10% en 2020.

Acuerdo con Moderna

De hecho, en junio, pasado el estado de alarma, la compañía mantenía un crecimiento del 8%. En este optimismo también tiene mucho que ver el acuerdo con Moderna. Gracias a él, Rovi acabará todas las vacunas de Covid-19 de la compañía americana para mercados exteriores a Estados Unidos, contando mercados tan relevantes como la Unión Europea, Canadá o Japón.

“Afortunadamente, la vacuna de moderna sigue con los plazos y el desarrollo previsto. No ha sufrido ningún retraso y la fase III sigue en marcha”, ha indicado López Belmonte. “Esperamos empezar a fabricar a principios de 2021”.

Cabe recordar que la vacuna de Moderna constará de dos dosis. Es decir, que se tendría que doblar la producción. Además, los análisis actuales indican que “la inmunidad no será eterna. Nos tendremos que vacunar de forma recurrente. Seguramente la vacuna de la Covid-19 entre en un calendario de vacunación para población de riesgo”.

Esto supone un “cóctel de buenas noticias para Rovi” puesto que tendría que suministrar vacuna contra el coronavirus de forma constante. Así, la compañía espera convertirse en “partner” de referencia de Moderna en esta cuestión y no descarta acuerdos con otras compañías.

Además, la Junta General Ordinaria de Accionistas de Rovi ha aprobado la distribución a los accionistas de un dividendo bruto, con cargo a los resultados del ejercicio 2019, de 0,1751 euros por acción con derecho a percibirlo, lo que supone un incremento del 119% comparado con el dividendo pagado con cargo a los resultados del año 2018 (0,0798 euros por acción). Esto implica el reparto de, aproximadamente, el 25% del beneficio neto consolidado del año 2019.