La relativa lentitud en la distribución de vacunas en Europa y los estímulos fiscales relativamente menores que en EEUU están dejando rezagado el crecimiento económico europeo. A mediados de marzo, menos del 10% de la población de Francia, Alemania, Italia y España había recibido al menos una dosis de vacuna. Esto se compara con casi el 25% en EEUU y el 40% en Reino Unido.

Noticias relacionadas

Sin embargo, en las últimas semanas el despliegue de la vacuna está ganando ritmo y Europa, y España, deberían estar en camino de reabrir económicamente hacia el tercer trimestre. Parece probable que la recuperación sea extremadamente fuerte al principio y que el producto interior bruto (PIB) se recupere alrededor de un 5% este año en Europa, tras la caída cercana al 7% del año pasado.

En el caso de España, se espera que la actividad económica repunte apoyada por el despliegue de las vacunas, la aplicación de nuevas medidas de fiscales y monetarias y la elevada capacidad de producción que hay sin utilizar.

Rumbo a la recuperación

El PIB podría crecer hasta un 6,4% en el año, según últimas estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), igualando el nivel de crecimiento estimado de EEUU. Por otro lado, la perspectiva es que España será este año el país de la Eurozona con mayor déficit, aunque se estima que logrará reducirlo hasta el 9%.

Un entorno de reapertura económica, con importante incidencia en el sector turístico, que parece bastante prometedor para una economía como la española. El principal referente del mercado de renta variable, el Ibex 35, consigue recuperar desde comienzos de año más de un 6% tras haber cerrado el año pasado con un retroceso del 15,45%. Y sus valoraciones son muy atractivas.

Foco en el Ibex 35

En línea con esta recuperación, los fondos que invierten en bolsa española, de la categoría VDOS de renta variable España, obtienen de media una rentabilidad del 6,5% desde el pasado 1 de enero. De una selección de fondos de esta categoría, con la mayor calificación VDOS de cinco estrellas, uno de los más rentables es la clase Estándar de CaixaBank Bolsa Gestión España con una revalorización del 8,6% desde el pasado 1 de enero.

Se trata de un fondo referenciado al Ibex 35, por lo que no le son aplicables los límites de concentración (salvo el del 20% del mismo emisor), lo que permite a la gestora tener una cartera concentrada y con desviaciones muy significativas frente al índice. Los pesos sectoriales y la selección de valores se deciden combinando criterios macroeconómicos y microeconómicos.

La gestión es muy flexible, muy táctica y, por tanto, muy dinámica. Suelen invertir el 80% del patrimonio en compañías grandes, no más del 20% en pequeñas compañías y con criterios oportunistas, y pueden tener hasta un 10% en compañías europeas. Un margen de maniobra que utilizan con frecuencia, bien para sectores no representados en la bolsa española o bien para selección de valores. La cartera actual tiene un claro sesgo hacia ciclo y valor.

Ana Besada es la gestora del fondo y analista del sector de consumo discrecional y distribuidores de alimentación. Gestora de fondos de renta variable española desde enero de 2000, se incorporó a CaixaBank AM en 2008. Anteriormente, formó parte del equipo de derivados (1994-1999) y del equipo de ventas de renta variable (1997-1999) de AB Asesores, y de la gestora de fondos de Morgan Stanley España (2000-2008). Es licenciada en Derecho y en Ciencias Empresariales por ICADE y analista ASG certificada CESGA.

Factores ASG

En el proceso inversor utilizan criterios macro, sobre todo expectativas de inflación y tipos de interés, que les ayudan a decidir la exposición sectorial óptima en cada momento. Ahora bien, la selección de valores individuales dentro de cada sector es aún más relevante y viene determinada por tres criterios: la solidez del modelo de negocio, el momentum de beneficios, y la valoración y fortaleza del precio de la acción. Además, se integran los criterios ASG en el análisis y la valoración de todas las compañías.

Como la gestión es muy táctica, también se tiene en cuenta el posicionamiento y los flujos. Por un lado, el posicionamiento de los inversores, por estilos y factores, les permite ver en qué medida su visión del escenario macro ya está puesta en precio o no por los mercados; y por el otro, los flujos, les sirven para determinar en qué dirección se están moviendo los inversores.

Composición de la cartera

Las cinco mayores posiciones largas relativas en la cartera del fondo corresponden a ArcelorMittal (4%), Bankinter (3,5%), BBVA (3,5%), Acerinox (3%) y EDP (2,8%). También en términos relativos, los mayores pesos por sector corresponden a materiales básicos (6,8%), financieras (4,9%), energía (2%) y consumo discrecional (2%).

En términos absolutos, sus mayores posiciones son Iberdrola (12,5%), BBVA (10%), Banco Santander (9%) Inditex (8%) y Bankinter (5%). Mientras tanto, las mayores ponderaciones por sector están en financieras (29%), servicios públicos (21%), consumo discrecional (14%), industriales (11%) y materiales básicos (8,6%).

Por área geográfica, un 94,3% de la cartera está invertido en el mercado español, un 2,7% en Portugal, un 1% en Francia y un 2% en Suiza.

Por rentabilidad, el fondo se sitúa entre los mejores de su categoría, en el primer quintil, durante 2019 y 2020, por encima del índice de su categoría en 2021. En cuanto a su comportamiento por volatilidad, registra un dato del 25,7% a tres años y un 28,4% en el último año. En este último periodo, su ratio sharpe es del 1,69 y su tracking error, respecto al índice de su categoría, es del 9,7%.

Previsiones económicas

La suscripción de la clase Estándar de CaixaBank Bolsa Gestión España supone una inversión mínima inicial de 600 euros, habiendo de mantenerse una cantidad mínima de 6 euros para permanecer como partícipe del fondo. Cuenta con un patrimonio bajo gestión de 40 millones de euros. Sus partícipes soportan una comisión fija del 2,2% y de depósito del 0,12%.

A medio plazo, el escenario que baraja la gestora es un aumento paulatino en las expectativas de inflación a nivel global, no solo de forma puntual, sino secular y, por tanto, un punto de inflexión en los tipos de interés. Este cambio en el régimen de precios no espera que se produzca de una forma tranquila, sino acompañado de mucha volatilidad, por lo que una gestión flexible y muy dinámica como la de este fondo es óptima en este entorno.

A corto plazo, a medida que avance el proceso de vacunación, esperan una reapertura progresiva de la economía, recuperación de la movilidad, aumento en el gasto del consumidor, ascenso continuado en los índices PMI de la Eurozona y aceleración del crecimiento. Tomando como base esta visión, la cartera tiene un claro perfil de valor versus crecimiento y de cíclicos versus defensivos.

Están largos de los sectores que tienen una correlación positiva con la inflación, los tipos de interés y la recuperación de la actividad: materias primas (materiales básicos y energía), bancos y consumo discrecional, si bien, en estos dos últimos años, su exposición está siendo muy selectiva. En bancos, priorizan la calidad del activo y la solidez del capital y en consumo, prefieren la exposición a bienes de consumo duradero (lujo, autos), a la demanda china, y a aquellos sectores con un alto poder de fijación de precios.

No obstante, no olvidan los valores defensivos bien posicionados para la transición energética. En este ámbito, les gustan las compañías con mucho peso, o con peso creciente, en energías renovables. Si bien son muy selectivos con su valoración.

***Paula Mercado es directora de análisis de VDOS