La educación financiera sigue siendo una asignatura pendiente en España, aunque haya avanzado considerablemente desde la pasada crisis económica, lo que es relevante porque tiene mucho que ver con el rendimiento que los españoles sacan a su dinero.

Noticias relacionadas

Según un análisis de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y el Banco de España, las personas con mayores conocimientos financieros diversifican más su forma de ahorrar y, de hecho, solamente un 3% de los españoles lo hace a través de fondos de inversión, acciones o renta fija.

La CNMV ha realizado un análisis a partir de los datos de la última Encuesta Financiera de las Familias, elaborada junto al Banco de España y correspondiente a 2017, según el cual el 70,5% de los encuestados da una importancia alta a su ahorro personal, lo cual no quiere decir que efectivamente guarde dinero.

De hecho, el 39% de la población no ahorra, de acuerdo con estos datos, algo que los supervisores achacan tanto a las diferencias cognitivas entre lo que uno pretende hacer y efectivamente hace como a la imposibilidad de parte de la población de ahorrar.

Por otra parte, la encuesta plantea la cuestión de si el individuo prefiere recibir una cantidad de dinero hoy u otra mayor dentro de un año con un rendimiento entre el 5% y el 50% y casi la mitad de los encuestados elige la primera opción. Solamente un 20% prefiere esperar un año si obtiene un rendimiento de, al menos, un 5%, con lo que puede considerarse paciente o ahorrador.

La mayoría, en cuentas

En relación con la población que sí ahorra, la encuesta concluye que la mayoría lo hace a través de cuentas corrientes (38,8%) y en metálico (23,3%), así como en cuestas de ahorro a plazo (8,7%).

Los que aportan a planes de pensiones individuales son el 6,6%, mientras que tan solo el 3% de la población lo hace a través de productos financieros más complejos, como fondos de inversión, acciones o renta fija.

De entre la población que sí ahorra, la mayoría, el 41%, lo hace de una única forma, mientras que el 16% recurre a dos vías de ahorro y solo un 4% lo hace de tres o más maneras.

En su informe, los supervisores concluyen también que existe una relación positiva entre la gente con mayores conocimientos generales y financieros y la mayor diversificación en las formas de ahorrar.

Más del 95% de los encuestados afirma tener actualmente o haber tenido cuentas bancarias, mientras que en el caso de las tarjetas de crédito el porcentaje cae por debajo del 60%. En cuanto a los seguros de vida, dicen tenerlos algo más del 30% de los encuestados, al igual que hipotecas, mientras que los préstamos personales se quedan en el 20%.