Mirabaud retoca su estructura societaria y organizativa en España para ganar en eficiencia. El banco privado suizo ha cedido la administración de sus sicav a la gestora catalana Gesiuris, aunque sigue siendo quien decide en qué invierten y en qué no sus clientes.

Noticias relacionadas

La entidad maneja cerca de 200 millones de euros en casi una treintena de sicav, según los últimos datos de Inverco, si bien en el último año (salpicado por el escándalo del rey emérito, Juan Carlos I) su negocio de sociedades de las grandes fortunas ha disminuido en más de 30 millones, habiendo perdido cinco vehículos. La futura modificación del régimen de las sicav también ha influido negativamente.

La sucursal española de Mirabaud & Cie Europe ha decidido centralizar sus servicios de gestión a través de su sociedad gestora en Luxemburgo, así como a través de la sucursal del banco en España. La decisión se ha tomado, “principalmente, por razones de eficiencia: para aliviar la carga administrativa de nuestros profesionales locales y para alinear nuestra estructura con otras sucursales europeas del Grupo Mirabaud”, explica a Invertia un portavoz de la entidad. “Esto permite a nuestra sucursal española centrarse exclusivamente en la gestión personalizada de activos, la actividad principal de Mirabaud”, esgrimen.

Jordi Viladot, presidente de Gesiuris AM.

En el caso de las sicav, la jugada parece algo compleja, aunque se resume en un camino de ida y vuelta para externalizar muchas de las funciones en el que, a partir de ahora, Gesiuris Asset Management se hará cargo de las operaciones de estas sociedades y Mirabaud solo tendrá que indicar en qué acciones, bonos o fondos invertir y desinvertir.

No obstante, la relación de Mirabaud y Gesiuris no es nueva. La gestora barcelonesa, cuyo accionista mayoritario es Jordi Viladot y está participada por Catalana Occidente, colabora con el banco helvético desde hace ocho años. Ya le llevaba la contabilidad y gestión de riesgos de sus sicav y, en adelante, también le llevará las operaciones, es decir, la compraventa de los títulos en cartera, haciéndose con buena parte de su administración.

Adiós a Mirabaud AM SGIIC

A nivel normativo, Gesiuris, una vez recibida la administración burocrática y financiera de tales sicav, ha delegado a su vez el 100% de su gestión (las decisiones de inversión) a Mirabaud & Cie España. Una de las primeras sicav en adoptar la nueva fórmula colaborativa entre ambas firmas ha sido Futurvalor, con casi 15 millones de euros en activos de unos 220 accionistas.

“Este traspaso de funciones no afecta en modo alguno a los clientes accionistas de las sicav, ya que la función de gestión de activos en estos vehículos continúa siendo realizada por el mismo equipo gestor, como lo ha sido durante años. Los aspectos legales de las sociedades siguen centralizados en Mirabaud y su depositario continúa siendo Bankinter”, confirman desde el banco privado, cuya rama de altos patrimonios está liderada por Francisco Gómez-Trenor.

Francisco Gómez-Trenor, director general de Mirabaud & Cie (Europe), España. LinkedIn.

Dentro de este proceso de reorganización, la entidad comenzó a liquidar en 2020 su gestora local de activos, Mirabaud Asset Management SGIIC, proceso que todavía no ha finalizado. De ella salió el pasado mayo la famosa gestora de renta variable Gemma Hurtado con dirección a Solventis, donde ahora lidera este área.

En pleno cerco a las sicav por parte del Gobierno, fuentes del grupo suizo prevén que algunas de sus sociedades se cancelen y otras se fusionen entre sí para ganar escala.

Competencia en Cataluña

Precisamente, Gesiuris es otro de los actores más importantes en el negocio de las sicav en España. Según Inverco, gestiona más de 300 millones de otras casi 30 sicav. Su zona de influencia es Cataluña, región en la que Mirabaud también compite.

Sin ir más lejos, el pasado octubre el suizo fichó en Edmond de Rothschild a dos profesionales, uno de ellos el histórico de la banca privada catalana Juan Verdaguer, que se unió como agente financiero.