Tressis ha lanzado un fondo de inversión global asesorado por la gestora de Analistas Financieros Internacionales (Afi) que tiene un claro cometido social. Además de rentabilizar el capital aportado, ha de cumplir con la doctrina de la Iglesia Católica.

Noticias relacionadas

No en vano el nuevo fondo ha sido bautizado como Conciencia Ética y está catalogado como de inversión socialmente responsable (ISR). Está fundamentado en criterios valorativos positivos (bienestar de la sociedad; compromiso con el tercer mundo; conciliación de la vida familiar y laboral; responsabilidad y justicia social; sostenibilidad del medio ambiente y derechos laborales) y criterios negativos o excluyentes (armamento; alcohol; juego; con perjuicio para el medio ambiente o que atenten contra los derechos fundamentales), según describe su folleto.

Además, se ha formado una comisión ética para hacer seguimiento del fondo y sus inversiones y que se reúne trimestralmente. La componen nueve miembros: cinco pertenecientes a institutos religiosos, tres del asesor (Afi Inversiones Globales) y uno perteneciente a la entidad financiera (Tressis Gestión).

Acciones y bonos

Tressis está dirigida por José Miguel Maté y su gestora, por Jacobo Blanquer. Por su parte, Afi está presidida por Emilio Ontiveros y, en su gestora, es David Cano el director general.

A nivel puramente financiero, el fondo puede invertir libremente en renta variable y renta fija (pública y privada) de emisores desarrollados, y hasta un 15% en emergentes. Sus índices de referencia son el Stoxx Europe 600 (Net Return) EUR Index para las acciones y el Bloomberg Barclays Euro-Aggregate 3-5 years Index para los bonos.

Este fondo colaborativo nace con tres clases distintas de participaciones: C, para contratos de gestión discrecional o asesoramiento independiente y con una comisión de gestión del 0,9%; I, desde 1,5 millones de euros y con un 0,9%, y la clase R, a partir de diez euros y con una comisión que sube al 1,25%.