Carlo Allegri Thomson Reuters

Mercados

Wall Street busca rumbo para sus índices sin quitar ojo al pulso entre Biden y Putin

Los índices estadounidenses se mueven entre débiles bandazos mientras Washington y Moscú intercambian acusaciones por la crisis de Ucrania.

18 febrero, 2022 16:34

Noticias relacionadas

Wall Street busca rumbo para sus índices sin quitar ojo de la evolución de la crisis de Ucrania. La guerra dialéctica a la que se han lanzado EEUU y Rusia a cuenta de la situación en el país europeo impone la cautela entre los inversores, que prefieren esperar acontecimientos antes de mover sus carteras.

Desde Washington se sigue acusando a Moscú de mentir en el supuesto repliegue de tropas en la frontera ucraniana. Y desde la región separatista y prorrusa de Donetsk se ha anunciado una evacuación de urgencia de toda la población civil por si se llega finalmente a un conflicto armado en su territorio.

Una situación de incertidumbre y escalada bélica -aunque de momento solo sobre el papel-, que se traduce en dudas en el mercado bursátil. El Dow Jones apenas suma un 0,2% a su gráfica, que sigue por debajo de los 34.400 puntos. Un ínfimo 0,1% sube el S&P 500, sin conseguir recuperar los 4.400 puntos. Un 0,3% se deja el Nasdaq, que se apea ya de los 13.700 puntos.

Así abre Wall Street Eduardo Bolinches

Desde el terreno macroeconómico, el índice principal de EEUU tampoco deja argumentos para el optimismo de los inversores. Su lectura de enero se contrae hasta un -0,3% frente al 0,2% que vaticinaban los economistas y que ya suponía un recorte sensible desde el 0,7% del mes anterior.

El dato de venta de viviendas de segunda mano no es suficiente para enderezar el rumbo de Wall Street a pesar de que, en este caso sí, la lectura final supera las estimaciones de consenso. Hasta un total de 6,5 millones de inmuebles cambiaron de manos en enero frente a los 6,1 millones del pasado diciembre y que los expertos esperaban repetir en esta ocasión.

'Streaming' y refrescos

Por el terreno corporativo, drástico castigo a Roku, cuyas acciones se dejan un 27%. La compañía fabricante de reproductores de contenido audiovisual online consiguió colmar las expectativas de consenso por la mínima, debido a una sensible merma de ingresos en el cuarto trimestre. Una decepción que hace temer para la cotizada una expansión futura mucho más lenta que en los últimos ejercicios.

A contracorriente, aunque con avances inferiores al medio punto porcentual, se mueve Coca-Cola Company. Los inversores se adelantan al incremento de ventas que podrían suponer los productos temporales que pretende ir lanzando a través de su nueva división Coca-Cola Creations. La primera de ellas será el nuevo refresco Starlight, que llegará a los estantes de los comercios de EEUU este lunes en un formato 'cero azúcares'.