Carambola de la Juventus de Turín en la Bolsa de Milán. Solo dos días después de haber llegado a dispararse un 19,5% al presentarse como uno de los clubes fundadores de la nueva Superliga Europea, se desploma un 13,8% por la retirada en cascada de los equipos fundadores... y hasta la suya propia. Algo que deja a la competición herida de muerte en su diseño original.

Noticias relacionadas

En los cruces más dolorosos de la sesión en que la 'Vecchia Signora' se desmarcaba del proyecto, cada una de sus acciones alcanzaba un precio de 0,75 euros, con lo que su gráfica retornaba a precios previos al anuncio de la Superliga. En otras palabras, el brusco paso de la euforia a la decepción por esta iniciativa se traducía en un viaje de ida y vuelta a máximos de los últimos siete meses.

La nueva fuente de ingresos que los inversores habían empezado a descontar para los clubes participantes de este torneo se queda ahora en vilo y eso es lo que pasa factura a sus títulos en bolsa. Una circunstancia compartida para los 12 clubes que se presentaron como fundadores y han levantado la ira de la UEFA, la FIFA, organismos deportivos, gubernamentales y económicos de medio mundo.

Caídas en el Manchester y el Dortumund

No obstante, debido a la escasa tradición de cotización en bolsa de clubes de fútbol en Europa, solo uno más de sus miembros fundadores cuenta con su capital admitido a negociación. Se trata del Manchester United británico, que era uno de los primeros en retirarse de la competición. Un camino que ha seguido también el resto de sus compatriotas por presiones internas: el Arsenal, el Chelsea, el Liverpool, el Manchester City y el Tottenham Hotspur.

El Manchester United cotiza en Wall Street, donde ayer ya se dejó un 6% y este miércoles cede más de un 1% en el mercado de futuros. En el parqué alemán, donde también están admitidos a negociación, este miércoles perdían más de un 8% en la sesión de contado.

Después de un constante goteo de renuncias, solo el Real Madrid y el Barcelona permanecen como socios del torneo. Y el equipo blaugrana ha explicado que tendría que consultar con sus estructuras. Un mal escenario para que finalmente se pueda consumar la suma de "otros tres clubes", como apuntaba el comunicado oficial difundido en la madrugada del domingo al lunes. 

Uno de estos tres equipos, según adelantó EL ESPAÑOL, podría haber sido el Borussia de Dortmund, cuyas acciones se dejaban cerca de un 3% este miércoles en la Bolsa de Fráncfort, donde están admitidas a negociación.