Citadel ha señalado una nueva presa en la bolsa española. El fondo especulativo ha irrumpido en IAG con posiciones por un 0,57% de su capital. Una década después de su estreno en bolsa, el grupo de aerolíneas sufre el primer asedio corto significativo de su historia por parte de un hedge fund.

Noticias relacionadas

Hasta la irrupción de Citadel, ningún bajista había sobrepasado el umbral del 0,5% del capital apostado contra la evolución de IAG. Ha tenido que llegar una pandemia una década después del estreno en bolsa del grupo hispano-británico para desencadenar esta insólita situación en una compañía duramente afectada por las restricciones de movilidad, como el conjunto del sector.

La posición que el fondo Citadel Europe declara ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) equivale a casi 51 millones de euros invertidos en contra de la evolución bursátil de IAG. Una cantidad que es también fruto de la reciente remontada de precios de la compañía al calor de las previsiones de recuperación para el sector gracias a la vacunación contra la Covid-19.

Tras la remontada

Aunque todavía débiles, estas perspectivas se han traducido en una remontada de precios del 23% en los tres últimos meses para IAG, que sin embargo acumula pérdidas por un 62% de su capitalización en el último año. A juzgar por el movimiento de Citadel, sus gestores esperan un nuevo retroceso en ciernes propiciado por la magnitud que está adquiriendo la tercera ola de la pandemia.

El zarpazo del hedge fund que capitanea el estadounidense Kenneth C. Griffin es todavía más significativo si se tiene en cuenta que mientras que la CNMV detalló quincenalmente el agregado de posiciones cortas superiores al 0,2% del capital de una cotizada española, solo se había alcanzado un 0,619% en el valor. Este porcentaje se marcó en julio de 2012, en plena crisis de deuda soberana europea.

Desde enero de 2019 el supervisor español ya no facilita estos recuentos, por lo que solo publica las posiciones que rebasan individualmente el umbral del 0,5%, si bien desde el estallido de la epidemia los bajistas están obligados a notificar posiciones a partir de un 0,1% de cada compañía europea, según informó la ESMA.

El fondo especulativo mantiene posiciones bajistas en varias cotizadas españolas, entre ellas en Banco Sabadell. Después de varias idas y venidas, actualmente aglutina un 0,53% de las acciones de la entidad apostadas en su contra.

Lansdowne engorda cartera

Esta estrategia la comparte con Samlyn Capital, uno de los hedge funds que lo ganó todo con la resolución del Popular. Este fondo declara en la actualidad un 2,22% del capital del banco vallesano después de haber engordado una vez más su cartera bajista.

Además, este mismo lunes el fondo Lansdowne Partners ha notificado un sensible incremento de participación en el capital de IAG. Desde el 1,255% del capital social del grupo de aerolíneas al 2,078% que notifica en su comunicación más reciente al supervisor. No obstante, un 0,369% se declara a través de contratos por diferencia (CFD) sobre acciones del grupo.

Este fue precisamente otro de los fondos que ganó con la resolución del Popular. Según el formulario remitido al supervisor, el incremento que se ha notificado a la CNMV tuvo lugar el pasado 2 de febrero, día en el que IAG subió un 5,4%. Sin embargo, los gestores de Lansdowne no han notificado ninguna posición bajista sobre el grupo cabecera de Iberia y British Airways.