El año de la Covid-19 ya es historia para la bolsa española. El Ibex 35 ha cerrado 2020 con un desplome del 15,45% que le ha condenado a ser el farolillo rojo de Europa. El impacto de la pandemia se ha dejado sentir fuerte en el índice español, que además ha firmado el sexto peor año de su historia.

Noticias relacionadas

Aunque el mazazo es considerable, podría haber sido peor. Los 8.073,7 puntos a los que el Ibex 35 ha despedido el año suponen una revalorización del 32,2% frente a sus mínimos anuales. Una marca que se ubica en los 6.107 puntos que visitó a mediados de marzo, cuando el entonces conocido como virus de Wuhan traspasó las fronteras de China para extenderse por Europa y todo el mundo.

La volatilidad ha sido la seña de identidad de este año en los mercados. Entre máximos y mínimos, el Ibex ha dibujado una horquilla de casi 4.000 puntos: un margen del 40%. Sin embargo, la recuperación en la recta final del año al calor de las vacunas ha sido mucho menos generosa que en otras plazas europeas, apoyadas en unas previsiones de recuperación económica más holgadas para los próximos trimestres.

Farolillo rojo

El Ibex 35 no ha sido capaz de reponerse de la contracción económica más brusca del país desde la Guerra Civil. Así, la comparativa es dura frente a un DAX alemán que ha conseguido cerrar en positivo con alzas del 3,6% en el año, pero es que también lo es frente a un FTSE MIB italiano que ha logrado sacudirse el ser bandera de otro de los países más golpeados por la epidemia con descensos de solo el 5,4%. Y eso por no mencionar el 47% que ha sumado el tecnológico estadounidense Nasdaq a falta de su sesión de Nochevieja.

Dentro del índice español, la peor parte se la han llevado las entidades financieras y los valores más vinculados al sector turístico, cuya actividad está aún lejos de encarar una verdadera recuperación. Su peso en el selectivo es una de las causas principales que señalan los analistas para explicar su mayor penalización frente a sus vecinos.

Los peores

El farolillo rojo ha sido Banco Sabadell (-65,3%), que tiene que seguir buscando pareja en el baile de fusiones después de haber recibido calabazas de BBVA (-18,2%). Bankinter (-32,2%), Mapfre (-31,9%) y Banco Santander (-27,9%) han despedido el año con descensos acumulados muy próximos entre sí. Un 61,2% ha caído el grupo de aerolíneas IAG, mientras que Meliá Hotels ha suavizado el golpe al 26%.

Un 45% ha perdido Telefónica y un 35% se ha dejado Repsol pese al impulso recibido con la reciente presentación de su próximo plan estratégico quinquenal. La socimi Colonial, que ha visitado mínimos históricos este año en pleno marcaje fiscal del Gobierno, ha cedido un 30%.

Los mejores

Al otro extremo, las renovables han actuado como amortiguador de los descensos. El fuerte impulso que se espera para su negocio en los años venideros, favorecido también por las políticas de transición que establecen los fondos de reconstrucción europea Next Generation, se ha traducido en subidas del 250% para Solaria, del 108,4% para Siemens Gamesa y del 32,7% para Iberdrola.

Una de las novatas del índice, PharmaMar también se ha colocado en el podio. A pesar del fuerte retroceso sufrido en las últimas semanas por temor a que su Aplidín llegue tarde a la lucha contra un coronavirus para el que ya hay vacunas en el mercado, la farmacéutica ha sumado un 70,4% a su gráfica.

Los máximos históricos de Cellnex se han nutrido de una revalorización del 39,6% desde que empezó el año. ArcelorMittal (+22,6%) y Cie Automotive (+5,6%) han sido dos de los valores beneficiados por el giro de carteras hacia valores de corte cíclico que ya ha comenzado para sacar tajada de la tan predicada recuperación económica.

En la última sesión del año, con cierre adelantado a las 14:00 horas de Madrid, el Ibex 35 ha caído un 0,99%. Un descenso de última hora que decantaba a diciembre por ligerísimas pérdidas del 0,04% y que limitaba al 25,1% la remontada del selectivo en el cuarto trimestre.

Solo dos valores han conseguido cerrar al alza en esta sesión corta del jueves. Siemens Gamesa y Merlin Properties, con avances del 1,6% y el 0,4% respectivamente. Al otro extremo, IAG (-3,4%), PharmaMar (-2,7%) y el Sabadell (-2%) conformaban el podio bajista.

Más allá del índice

A lo largo de un año en el que Mediaset España, Ence y MásMóvil han dejado paso a Almirall, PharmaMar y Solaria, el Ibex Small Cap ha brillado con una revalorización del 19%. El Ibex Medium Cap, que agrupa a las cotizadas de capitalización media de referencia del parqué nacional, ha terminado este ejercicio un 8% abajo.

Más allá del índice rey de la bolsa española, Berkeley Energía (+199,7%) ha sido líder indiscutible al calor de los avances para su mina de uranio en Salamanca. Únicamente Solaria ha conseguido un desempeño mejor. Un 146,3% ha sumado su compañera de sector Grenergy y Solarpack ha remontado un 119,1%. Entre el Sabadell e IAG, la inmobiliaria Quabit ha completado el podio bajista del Mercado Continuo con caídas del 65,2%.

Bono soberano

Mientras tanto, en el mercado secundario de renta fija, el bono español a diez años ha despedido el 2020 del coronavirus en tipos del 0,044%. La prima de riesgo frente a los 'bunds' alemanes de referencia se ha mantenido apenas sin cambios en los 63 puntos básicos.

Los tipos negativos que se llegaron a ver el 11 de diciembre por primera vez en la historia se resisten al cierre de un ejercicio marcado por la avalancha de estímulos desplegada por los bancos centrales. Y es que solo el Banco Central Europeo (BCE) ha movilizado 2,6 millones de euros para combatir una pandemia que ha dejado un impacto en la bolsa española que ya forma parte de su historia.