El ritmo alcista no paró en Wall Street. Las compras volvieron a imponerse ante la esperanza de que el impacto del coronavirus no sea finalmente tan grueso como venían descontando algunas previsiones gracias a una eficaz contención de la epidemia y una rápida reapertura de la economía. Los índices neoyorquinos volvieron a subir apuntando a nuevos máximos históricos.

Noticias relacionadas

Ante la ausencia de grandes referencias macroeconómicas en EEUU, los inversores tomaron la estela alcista de las plazas bursátiles de Asia y Europa. Además, se decantaron por considerar que este miércoles la Reserva Federal (Fed) dará a conocer un escenario marco para la economía del país más amable de lo que hace solo unas semanas se venía descontando.

Con todo ello, el Nasdaq volvió a poner rumbo hacia máximos con subidas del 1,1% que colocaron su gráfica por encima de los 9.900 puntos. El industrial Dow Jones ganó un 1,7% por sobre los 27.500 puntos. Mientras tanto, el S&P 500 remontó un 1,2% y echó el lazo a los 3.200 enteros.

Las subidas de este lunes en Wall Street se alimentaron más de expectativas que de datos reales. En este sentido, la sorpresa de creación de 2,5 millones de empleos en EEUU durante el mes de mayo sigue impulsando el optimismo. Algo que, además, sucede en una semana clave, pues la Fed que dirige el cauto Jerome Powell dará a conocer este miércoles sus primeras previsiones macroeconómicas desde que se produjo la irrupción del coronavirus más allá de China, pues su último cuadro lo dio a conocer el pasado diciembre.

Mientras tanto, también contribuye el hecho de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus socios (OPEP+) hayan optado finalmente por alargar la contención de producción de crudo, así como que las protestas por el 'caso Floyd' en EEUU hayan ido perdiendo fuerza y virulencia. Un punto que, a su vez, ha permitido una mayor normalidad en muchas ciudades, fomentando su resurgimiento económico.

Fusiones y reaperturas

La farmacéutica Gilead Sciences se colocó en la picota una sesión más, pero esta vez no es por sus avances frente al coronavirus. Sus acciones subieron un 0,3% después de conocerse que, según publicaba Bloomberg este fin de semana, la británica AstraZeneca (-2,3%) podría estar planteando una posible absorción de la estadounidense. Aunque las dos partes han desmentido contacto alguno de cara a una operación de este tipo, la especulación cotiza al alza sobre posibles movimientos en un sector empresarial clave para dar carpetazo a la epidemia.

Las gigantes tecnológicas no desaparecen del foco de los inversores de Wall Street. Con subidas del 0,6%, Apple superó el impacto del coronavirus en su cotización y, coincidiendo con la reapertura de la mayoría de tiendas que la compañía tenía aún cerradas al público. De este modo, la compañía se acerca a nuevos máximos históricos para su cotización por encima de los 330 dólares por acción.

La 'carne' vegetariana llega a China

En relación con las nuevas tendencias, aunque con un negocio más primario, Beyond Meat también se colocó en el blanco de las carteras, entre alzas de más del 21%. La compañía de 'carne' vegetariana ha anunciado un acuerdo de distribución para sus productos en China con la firma local Sinodis, que forma parte del grupo francés Savencia y distribuye alimentos importados entre más de 4.500 mayoristas del Gigante Asiático.

Menos amable es el escenario para la 'utility' PG&E Corp. Sus acciones subieron un 0,4% después de haber anunciado una ampliación de capital de 3.250 millones de dólares reservada a varios inversores institucionales como Appaloosa, Third Point, Fidelity y Zimmer Partners. El precio de suscripción de una operación encaminada a reforzar su debilitada estructura financiera se queda en 10,5 dólares por título frente a los 12,52 dólares por acción a los que cerraba el viernes.

Tesla acelera a máximos

Las acciones del fabricante de vehículos eléctricos Tesla se disparaeon este lunes por encima de sus máximos históricos de cierre de sesión, logrado el pasado mes de febrero, debido a la recuperación de las ventas del mercado chino, que volvió a crecer tras casi un año a la baja.

De esta manera, los títulos de Tesla se situaron en los 949 dólares, un 7,3% más que el cierre del pasado viernes y colocándose por encima de su máximo histórico, alcanzado el pasado mes de febrero, cuando sus acciones llegaron a cerrar una jornada en bolsa con un valor de 901 dólares.