El Gobierno español saca la artillería pesada. Y el mercado reacciona. El Ibex 35 acelera su remontada hasta el 6,41% al alza para alcanzar los 6.498,5 puntos al cierre de una sesión titubeante. Los 200.000 millones de euros que el Ejecutivo ha prometido este martes para hacer frente al coronavirus impulsa con fuerza al selectivo español, que toma distancia de sus vecinos europeos y se apunta su octava mejor sesión de la historia.

Noticias relacionadas

Con el abultado paquete de medidas económicas anunciado por el presidente Pedro Sánchez al término del Consejo de Ministros, el Ibex logra recuperar la fuerza de una apertura en la contaba con las ganas de rebote tras la peor sesión en más de un siglo para Wall Street, donde el Dow Jones se dejó de una tacada 3.000 puntos.

Un impulso que, además, contaba con el respaldo del veto a la formulación de posiciones bajistas que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha decretado para el próximo mes.

Al frente de este rebote se colocan varias de las compañías que más beneficiadas podrían verse por una de las medidas aprobadas por el Gobierno: el veto a opas hostiles extranjeras sobre compañías estratégicas con cotizaciones muy depreciadas. Entre ellas, Mapfre (+20%), Telefónica (+18%), Bankia (+15%), Cellnex (+12%) e Iberdrola (+10%). Entre ellas se cuela Siemens Gamesa, un 15% al alza.

La que no logra sumarse a la fiesta es IAG (-8%) después que Sánchez se haya negado a hablar de medidas de inyección de capital en aerolíneas nacionales. No obstante, sí que modera su enésimo castigo. Ceden también Merlin Properties (-4,7%) y ACS (-4,1%), entre otros. Meliá Hotels (+0,3%) logra esquivar el rojo en la sesión en la que ha anunciado el cierre de más de 50 de sus establecimientos en todo el mundo.

Los analistas recuerdan que, a pesar de este esfuerzo alcista, el rebote debe alcanzar cierta consistencia para poder conseguir cierta continuidad y que no pese más la cercanía de los índices hacia sus mínimos de varios años. En el caso del Ibex 35, los mínimos de los últimos 18 años están ya más cerca que la cota que los expertos señalan como de regreso al mercado alcista.

La estela alcista ya la marcaban algunas bolsas asiáticas como la de Sídney, con subidas del 6%. Sin embargo, el Ftse MIB apenas gana un 2,2% y el CAC 40 francés sube un 2,8%.

El protagonismo de los estímulos

El mercado español no es el único en el que los cortos están vetados este martes. Más allá de la decisión de la ESMA, el supervisor europeo, de que se comunique cualquier posición bajista desde un 0,1% del capital social de una cotizada, las autoridades del mercado en Italia y Francia también han impuesto restricciones a la formulación de estas estrategias especulativas.

En la agenda del día, las citas más relevantes eran las que tenían que ver con el anuncio de estímulos y ayudas a las empresas para combatir los efectos económicos del coronavirus. Ya en la sesión de ayer las iniciativas que se conocieron del Fondo Monetario Internacional (FMI) sentaban mejor en los mercados que las medidas establecidas por los bancos centrales. Hoy han llegado también las de la Comisión Europea y la administración Trump para EEUU.

Por lo que toca a este último punto, la Reserva Federal de EEUU (Fed) comienza la celebración de su reunión ordinaria de dos días sobre política monetaria. Sin embargo, tras dos recortes de tipos fuera de calendario, los analistas esperan que haya pocos anuncios en esta ocasión más allá de una eventual nueva partida para compras de deuda.

Rebote en el oro

El rebote llega también al mercado de crudo. El petróleo Brent, de referencia en Europa, profundiza en su retirada y su gráfica sigue por debajo de los 30 dólares por barril. Mientras tanto, el oro consigue rebotar un 3% al alza y reconquistar los 1.530 dólares por onza.

En el mercado de divisas, el euro se toma un parón en su escalada frente al dólar. Cada moneda común se cambia este martes por 1,097 'billetes verdes' al caer un 1,9%.

Por lo que respecta a la prima de riesgo, sube hasta los 141 puntos. Mientras que los bonos españoles a diez años marcan una rentabilidad del 1,0%, los 'bunds' alemanes de referencia ofrecen tipos del -0,41%.