La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha acordado prohibir durante un mes la realización de operaciones sobre valores e instrumentos financieros que supongan la constitución o incremento de posiciones cortas netas sobre acciones admitidas a cotización en los centros de negociación españoles (tanto en bolsas de valores como en el Mercado Alternativo Bursátil) para las que la CNMV es la autoridad competente.

Noticias relacionadas

La prohibición tiene efectos desde este martes 17 de marzo y hasta el 17 de abril de 2020, ambas fechas incluidas, y podrá prorrogarse por períodos adicionales no superiores a tres meses si se mantuvieran las circunstancias que la han motivado. 

La decisión, que ha sido notificada a ESMA según lo previsto en el mencionado Reglamento, se ha tomado debido a la situación de extrema volatilidad que atraviesan los mercados de valores europeos, incluyendo los españoles, su evolución en el contexto de la situación creada por el virus Covid-19 y el riesgo de que en las próximas semanas puedan producirse movimientos de precio desordenados.

Estado de alarma

Otro factor que se ha considerado han sido las implicaciones de la declaración en España del estado de alarma el pasado sábado, 14 de marzo.

La prohibición afecta a cualquier operación sobre acciones o relacionada con índices, incluyendo operaciones de contado, derivados en mercados organizados o derivados OTC, que suponga crear una posición corta neta o aumentar una preexistente, aunque sea de forma intradiaria.

Se da la circunstancia de que la ESMA, el regulador europeo de los mercados de valores, ha exigido este lunes que todas las posiciones por encima del 0,1% tengan que ser notificadas. Una decisión que buscaba aportar transparencia al mercado. 

Es la segunda vez en menos de cuatro días que la CNMV adopta una decisión de este tipo. La primera fue el pasado viernes, aunque en aquel entonces la restricción de las ventas a corto se limitaba a la sesión de ese día

Con esta decisión el regulador responder también a las preocupaciones de parte del Ibex 35, que ha visto cómo sus acciones eran tomadas por fondos de inversión que decidían 'apostar' a la baja.