Lo peor está por llegar. Europa y Estados Unidos se enfrentan de forma "clara" a una recesión técnica durante la primera mitad del año. Prueba de ello es que los inversores están acudiendo a refugios seguros en plena propagación del coronavirus. 

Noticias relacionadas

Así lo dice Joachim Fels, responsable de Economía de Pimco, en una carta enviada a sus clientes y que ha recogido Bloomberg durante el fin de semana. 

No hay más que mirar a los bonos para darse cuenta de cómo los inversores optan por escudarse en cosas que les vayan a dar seguridad. Así, el bono a diez años alemán está en el -0,7% y el de Estados Unidos se sitúa en el -0,4%

Según Fels, si el brote de coronavirus alcanza su punto máximo en dos meses, la recesión tendrá una duración corta. Es decir, que pasado el primer semestre del año, podríamos empezar a ver la recuperación antes de finales de año. 

Sin embargo, al analista le preocupan las "grietas en el ciclo crediticio de Estados Unidos Unidos". Sobre todo en un entorno en el que los flujos de efectivo de las empresas puedan ir reduciéndose. Esto haría que se generase un "elevado endurecimiento de las condiciones financieras que se contagiaría a la economía real". 

Entretanto el mercado busca nuevos movimientos de los bancos centrales. Así, consideran desde Pimco que parece "muy probable" que los tipos vuelvan a cero al otro lado del Atlántico y que empiece una "reanudación" de la compra de activos por parte de la Reserva Federal. 

Fels considera que es momento de que los inversores "se centren en la liquidez y en preservar el capital ya que los bancos centrales tienen menos munición" para afrontar la situación que se avecina.