¡Guerra del crudo a la vista! Arabia Saduí está dispuesta a doblegar a Rusia y lograr que firme un recorte de la producción diaria. ¿Cómo? Hundiendo los precios del petróleo hasta el entorno de los 30 dólares a través de descuentos en el precio y anunciando un aumento del bombeo a partir de abril. 

Noticias relacionadas

El efecto ha sido inmediato en los mercados. Los futuros de crudo se dejan en el entorno del 30% y las bolsas mundiales han caído a plomo en la jornada de este lunes, alentadas también por el temor a la expansión incontrolada del coronavirus. 

El sector del petróleo ha sido uno de los más afectados, con desplomes generalizados para las compañías del sector. Así, Repsol en el Ibex 35 y tras varios minutos sin lograr casar las órdenes, se deja un 15,4% en los 8,13 euros por título. 

La compañía que lidera Josu Jon Imaz como consejero delegado tiene previsto actualizar su plan de negocio el próximo 5 de mayo, y en él tendrá que tener muy en cuenta la evolución de los precios del crudo. Máxime si se sitúan a largo plazo en estos niveles, algo que depende en buena medida de las decisiones que tome Arabia Saudí a partir de ahora. 

Se trata de una revisión fruto de los cambios que se avecinan en el sector, y de la decisión de la petrolera de asumir los cambios que vienen por la transición energética. No hay que olvidar que Repsol ya ha asumido el deterioro de todos sus activos, y que ha empezado un proceso de apertura hacia otros negocios como el de la electricidad y las energías renovables. 

El analista de Invertia, Eduardo Bolinches, recomienda vigilar los 7,94 euros como soporte y los 8,76 como resitencia del valor para la jornada de este lunes. Un día en el que conviene estar atentos a la apertura del mercado por la fuerte volatilidad que se registra en el mercado. 

Ahora bien, Repsol no es la petrolera más castigada dentro del selectivo. En el caso de  Shell los descensos alcanzan el 21,5% hasta los 14,53 por título; BP se deja casi un 20% en las 323,75 libras y la francesa Total pierde un 5% en los 37,15 euros por título. La italiana ENI, por su parte, amanece con recortes del 21% en los 8,11 euros por acción. 

Las más castigadas son aquellas cuyo negocio no está diversificado y dependen directamente de la exploración y producción de hidrocarburos. Es decir, que no tienen otros negocios como pueda ser la explotación de estaciones de servicio o el refino. Podemos fijarnos, por ejemplo, en la birtánica Tullow que cede casi un 40% mientras que la australiana Oil Search se deja un 35%.