El Gobierno ya tiene sobre la mesa los nombres de las principales empresas que deberán pagar el Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales que esperan que se comience a cobrar a finales de este año o comienzos de 2020. Al contrario de lo que se cree en determinados sectores, el Ministerio de Hacienda tiene identificados quiénes deben pagar y quiénes no, una de las grandes incógnitas de este impuesto remitido al Senado el pasado 30 de julio.

Noticias relacionadas

Un listado en la que se puede intuir -por las declaraciones del propio Ejecutivo- que estarán Google, Amazon, Twitter, Facebook y todas las grandes tecnológicas, pero en la que además el Gobierno y el Ministerio de Hacienda incluyen a Netflix, HBO, Prime Video y todas las plataformas audiovisuales en streaming.

Hasta ahora estas compañías sostenían que el no hacer un uso comercial ni vender los datos de sus usuarios, les excluía de este impuesto conocido popularmente como tasa Google, pero lo cierto es que la interpretación que hace el Ejecutivo es muy distinta y apunta a que deberán realizar pagos por esta tasa al igual que las otras empresas digitales.

Las fuentes consultadas indican que el objetivo de Hacienda con el Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales es que todas las empresas de la nueva economía digital tributen por su actividad real en España, subsanando la actual normativa que permiten que paguen solo por los ingresos de sus empresas filiales.

En el caso particular del uso comercial de los datos, desde el Ejecutivo se considera que aunque no se vendan, al realizar comunicaciones comerciales y sugerencias a sus usuarios ya están ejerciendo este "uso comercial". 

Pago de impuestos

Del mismo modo, Netflix, Amazon Prime Video o HBO y todas las plataformas digitales audiovisuales tienen ya más de 6,3 millones de usuarios en España, lo que les convierte en un actor relevante del mercado, incluso con más abonados que las televisiones de las operadoras Movistar, Vodafone y Orange.

No obstante, los últimos datos del Registro Mercantil indican que en 2018 las sociedades de Netflix en España pagaron 3.100 euros en impuesto de sociedades y HBO solo abonaronn 45.200. En el caso de las grandes cadenas de televisión y las plataformas de las operadoras de telecomunicaciones, el pago de estos impuestos llega a varias decenas de millones de euros.

La idea del Ejecutivo con el cobro de la tasa Google es ingresar al menos unos 968 millones de euros anuales, por debajo de los 1.200 millones estimados inicialmente. Sin embargo, todos los expertos apuntan a que los ingresos finales serán muy inferiores y que esta previsión está sobredimensionada.

En por ello que en Hacienda serán muy rigurosos con estos pagos y vigilarán que las empresas no eludan la liquidación trimestral, pese a la ambigüedad de la redacción de muchas de sus normas.

El Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales y la tasa Tobin se han convertido en una de las grandes esperanzas recaudatorias del Gobierno para enfrentar el año fiscal 2021, un curso salpicado de mayor gasto social y con menos ingresos derivados de los problemas del parón económico.

Venta de datos

Si se suma a la tasa Tobin, el impuesto digital recaudará al menos unos 1.800 millones de euros, en momentos en que el propio Pedro Sánchez ha anunciado que se postergan las grandes subidas de impuestos a empresas y grandes patrimonios al menos hasta que España recupere los niveles de crecimiento previos a la crisis de la Covid. Son por tanto, vitales para la estabilidad presupuestaria.

El proyecto de ley indica que en nuestro actual sistema tributario no reconoce el papel que desempeñan los usuarios "en la generación de valor para las empresas más digitalizadas mediante el suministro de datos o la generación de contenidos o como componentes de las redes en que se basan muchos modelos de negocio digitales". 

Es así como el gravará a partir de un tipo del 3% a los ingresos generados por servicios de publicidad en línea, servicios de intermediación en línea como los que prestan las redes sociales y la venta de datos obtenidos a partir de información proporcionada por el usuario.

Deberán abonarla empresas cuyo importe neto de cifra de negocios supere los 750 millones de euros al año en todo el mundo y que el importe total de sus ingresos derivados de prestaciones de servicios digitales esté por encima de los tres millones. Umbrales que la mayoría de estas plataformas audiovisuales están en condiciones de cumplir.