El agujero que la pandemia ha dejado en el sector turístico ya tiene cifras en España. Del 15 de marzo de 2020 (inicio del primer estado de alarma) a 15 de marzo de 2021 se han perdido 116.402 millones de euros de actividad turística y un total de 841.436 empleos turísticos se han visto afectados por ERTE o en peligro de desaparecer durante la pandemia. 

Noticias relacionadas

Estos más de 116.000 millones de euros “son el equivalente al 70% de toda la economía griega o al 56% de la economía portuguesa”, señala José Luis Zoreda, vicepresidente de la alianza turística Exceltur, quien ha asegurado que “este es el agurejo del sector turístico español. Para que a veces no se analice el drama que está hipotecando al sector turístico español”, denuncian desde Exceltur. 

Además, desde la pandemia, España ha perdido 62.849 millones de euros en ingresos por turismo extranjero y 346 millones de pernoctaciones menos. Esta última cifra es mayor que todas las pernoctaciones que se hicieron en 2019 en Grecia, Portugal, Malta, Croacia y Chipre juntos. 

Primer trimestre

En el primer trimestre de 2021, se ha acentuado el desplome turístico cerrando con un -80,4% de actividad respecto al primer trimestre de 2019, alargando y agravando la situación de supervivencia cada día más dramática de la extensa cadena de valor de empresas y subsectores turísticos, consecuencia de la multiplicidad de restricciones a la movilidad turística interna y entre países. 

Tras 13 meses de pandemia (17 sin actividad en el litoral) se acentúa igualmente el impacto desfavorable sobre el empleo turístico (755.000 empleos turísticos afectados en marzo de 2021 (445.000 en ERTE y 310.000 personas afiliadas menos) y se inicia la senda de destrucción y cierre de empresas turísticas (32.000, el 29% de toda la destrucción reflejada hasta la fecha por la Seguridad Social).

La demanda se ha limitado a viajes esenciales de los españoles por trabajo, y algo de demanda de proximidad, en un contexto de cierres perimetrales en España que ha situado los indicadores de demanda nacional en caídas del 70%. 

La demanda extranjera ha sido casi inexistente dados los confinamientos y restricciones de movilidad vigentes en los principales países emisores de la UE y los prohibidos desde los países ajenos a Schengen (la llegada de turistas extranjeros cae el 91,6%, sus pernoctaciones en alojamientos reglados el 90,3% y los ingresos el 90,9%). 

Previsiones

Para el segundo trimestre de 2021, se anticipan caídas algo más moderadas de la actividad y las ventas de las empresas, por el esperado inicio de los viajes de los españoles a partir de mediados de mayo y junio, siempre y cuando se relajen las limitaciones administrativas y cierres perimetrales tras el fin del estado de alarma.

Los empresarios anticipan una caída de su facturación del 71% en este período frente al segundo trimestre de 2019, algo más tenue en términos de PIB turístico (-67,9%) por el mayor impulso de los viajes auto organizados a segundas residencias.

"En verano tendremos un 66% de actividad de la que tuvimos en 2019. Atisbamos una recuperación, pero sujeta a muchas restricciones", señalan. Con todo ello, el PIB turístico sería un 34% inferior a los niveles de 2019, es decir, 19.505 millones menos de euros con respecto al tercer trimestre de 2019

Para el cierre del año, Exceltur estima en que “lleguemos a un 47,5% de lo que representó la actividad turística en 2019 en términos de PIB turístico”. Esto supondría llegar a una facturación de 81.000 millones a lo largo de 2021. 

La mayoría de empresarios turísticos retrasan sus expectativas de recuperar los niveles de 2019 hasta el año 2023, coincidiendo también con las previsiones de la Organización Mundial del Turismo (OMT).

Peticiones

Además de vacunar y de pedir ayudas directas al sector, desde Exceltur alertan de que Grecia y Turquía “están haciendo potentes campañas de promoción”; por ello, piden que Turespaña no se dedique a regatear esfuerzos. 

Desde Exceltur alertan de que Grecia y Turquía “están haciendo potentes campañas de promoción”; por ello, piden que Turespaña no se dedique a regatear esfuerzos.

“Nos sorprende que no se haya incluido ningún PERTE para el turismo entre los seis y que no fuera destinado a la reconversión de los destinos maduros, que representan el 8,5% de toda la actividad económica española”, demandan.