La crisis del coronavirus ha golpeado fuertemente al sector turístico en España, que no ha dejado de perder viajeros. De hecho, por primera vez, el Gobierno avanza las previsiones para finales de 2020, donde España cerrará con 67 millones menos de turistas internacionales y pérdidas de 75.000 millones de euros, según se desprende de los programas y memoria de objetivos del Ministerio de Turismo que incluye el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE).

Noticias relacionadas

Así, se establecen dos tipos de escenarios a la vista de las circunstancias actuales. En un escenario pesimista, el año se cerraría con 16,3 millones de turistas, un 19% de los que llegaron en 2019, con un retroceso del 80,5%. Por otro lado, el gasto sumaría 17.133 millones de euros, un 19% del registrado en 2019, con un retroceso del 81,4%, según cálculos del Ejecutivo. 

Cabe recordar que un año antes, la película era bien distinta. Claro está que no había rastro de la pandemia por entonces. España logró otro récord de turistas extranjeros en 2019, con 83,7 millones de viajeros internacionales y un gasto de 92.337 millones de euros.

No obstante, el Gobierno baraja también un escenario continuista. En este, el año se cerraría con 22,9 millones de turistas, un 27% de los que llegaron en 2019, experimentándose un retroceso del 75,6%; y con un gasto de 23.918 millones de euros, un 26% del registrado en 2019, suponiendo un retroceso del 74%.

En ambos casos, el dato es especialmente importante porque es la primera vez que el Gobierno avanza la previsión de cierre de la temporada turística. Además, es histórico, ya que en los últimos 20 años no se conocen registros de turistas tan bajos. 

Caída del 73%

Los dos escenarios se han calculado teniendo en cuenta que en entre enero y agosto se ha producido una caída del 73%, alcanzando 15,7 millones frente a los 58,1 millones de entradas en el mismo periodo de 2019.

Varios turistas caminan por la terminal 4 del Aeropuerto de Barajas en Madrid. EFE/Fernando Villar

El gasto turístico ha descendido un 73,8% respecto al mismo periodo del año anterior, quedándose en 16.747 millones de euros frente a los 63.899 millones registrados entre enero y agosto de 2019.

En definitiva, España ha perdido 42,4 millones de turistas internacionales y ha visto reducido el gasto turístico efectuado en 47.152 millones de euros. Previsiones algo mejor que las vaticinadas por el lobby turístico Exceltur

Balanza de pagos

La pérdida de ingresos por turismo hasta la fecha ha tenido su reflejo en el saldo de la balanza de pagos registrado por el Banco de España, que pasó de los 5,2 millones de euros de junio de 2019 a ser prácticamente nulo en junio de 2020 (0,02 millones de euros).

Para el acumulado enero-julio, el Banco de España recoge un saldo de 6,4 millones de euros, frente a los 27,7 millones de idéntico periodo de 2019, lo que supone un 77,3% menos. El saldo actual se sitúa en 21,3 millones por debajo del registrado en 2019.

Asimismo, la caída de la actividad turística ha tenido las lógicas consecuencias en términos de empleo. Los afiliados vinculados a actividades turísticas han decrecido interanualmente en términos absolutos a mes de agosto en 351.000 trabajadores en alta laboral, un 13,4% menos que al mismo mes de 2019, suponiendo algo más de la mitad del total de afiliados perdidos por el conjunto de la economía española.

Imagen de una agencia de Viajes El Corte Inglés.

La reducción de la actividad también ha tenido reflejo en el número de empresas que operan en el sector. El número total de empresas a 31 de julio, de acuerdo con el registro de la Seguridad Social, se ha reducido en un 2,3% comparado con el existente a final de febrero de 2020. Se produce un saldo más negativo en cifras absolutas en los subsectores de transporte por taxi, actividades deportivas y agencias de viajes.

“El escenario de crisis descrito, y su gestión posterior, para tratar de recuperar los niveles de prosperidad previos a la misma, requerirá durante los próximos años de una actuación extraordinaria y continuada por parte de todos los poderes públicos”, según desgrana el Misterio de Turismo.

Presupuestos

En este contexto, el Gobierno destinará 2.230 millones de euros este año a políticas de Comercio, Turismo y Pyme, lo que supone un incremento del 150%, según recoge el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2021. De estos, 1.300 se destinarán íntegramente al turismo.

Así, el programa de coordinación y promoción del turismo cuenta en 2021 con una dotación de 243 millones de euros. Además, en una clara apuesta por el sector, se han destinado, dentro del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, 1.057 millones de euros.

Con estos, se financiarán actuaciones dirigidas al mantenimiento y rehabilitación sostenible de bienes inmuebles patrimonio histórico, a la financiación de convenios con comunidades autónomas, al Plan de Sostenibilidad Turística y Destinos, a la financiación de proyectos de economía circular en empresas, al desarrollo de entidades asociativas en el ámbito de los productos turísticos y al Plan de Transformación Digital en Destinos Turísticos.