Los rebrotes y la mala situación sanitaria han obligado al Gobierno a suspender oficialmente la nueva temporada del Imserso, que en circunstancias normales iniciaría estas semanas su venta en agencias de viajes. La decisión, adelantada por Invertia el pasado 3 de septiembre, ha sido confirmada este martes por fuentes gubernamentales.  

Noticias relacionadas

La suspensión de la temporada 2020/2021 de Turismo Social implicará que su reanudación habrá de preverse para la siguiente temporada, esto es, el otoño de 2021. Respecto al programa de Termalismo, cabe esperar que se pueda plantear una reanudación más cercana en el tiempo (primavera/verano 2021) considerando que no es estacional, es menos grupal y puede incorporar con mayor facilidad protocolos de seguridad, control y seguimiento.

Las fuentes del Ejecutivo indican a este diario que todo lo que se deje de gastar en este programa se invertirá en programas sociales para los mayores. Desde este mismo momento, los equipos del Imserso ya están trabajando para reconfigurar el diseño de dichos programas de forma que se puedan reanudar de forma paulatina contando con todas las garantías de seguridad, según el organismo.

A tal efecto se abrirá también un proceso de participación de las personas mayores en el rediseño del programa como beneficiarias y protagonistas que son del mismo. 

“Estamos convencidos de que las personas mayores y cuantos agentes hacen posible la realización de estos programas comprenden perfectamente lo inevitable de la decisión, así como también estamos seguros de que esta situación coyuntural será superada desde la unidad, la colaboración y la responsabilidad”, explica Luis Barriga, director general del Imserso.

Duro golpe para el turismo

La cancelación del programa afecta a unos 400 hoteles de costa y turismo rural y 950.000 pensionistas, lo que repercutirá en unos 80.000 empleos directos. Por su parte, fuentes de la oposición piden que también se haga una evaluación el impacto económico en las zonas afectadas: Canarias, Baleares y las zonas de costa, cuyo comercio y ocio sufrirá una fuerte caída. 

El pasado 13 de abril, la expansión del coronavirus provocaba una decisión histórica en España: los viajes del Imserso se suspendían por primera vez desde 1985. Un total de 372.495 usuarios se vieron afectados por la interrupción del Programa de Turismo Social del Imserso debido al estado de alarma.

Desde entonces, la Secretaría de Estado de Derechos Sociales se había mantenido a la espera de la evolución de la pandemia para saber cuándo se iniciaría la venta de la nueva temporada. Finalmente no se iniciará y se dan por suspendidos los viajes, al menos “en lo que queda de año”.  

Así, las ventas deberían iniciarse a mediados de septiembre a través de las dos UTE que ganaron el año pasado el concurso: Mundiplan (Iberia, IAG7 Viajes y Alsa) y Turismo Social (antigua Mundosenior, formada por Globalia y Barceló). En teoría, los nuevos viajes se deberían empezar a disfrutar entre octubre de este año y mayo de 2021.

Sin embargo, gran parte de las agencias de viajes eran conscientes de que el programa no era viable este año, y menos para un público tan vulnerable como el de la tercera edad. 

Esto supone un duro golpe para el sector turístico. Cabe recordar que el último Programa de Turismo del Imserso (2019-2020) estaba dotado con 900.000 plazas y en ellos participaron unos 320 hoteles y la mayoría de las agencias de viajes españolas del país. Además se crearon 12.000 empleos, ya que permite que muchos hoteles no echen el cierre en plena temporada baja. Algo que se verán obligados a hacer. 

Alternativas al Imserso

Y aquí se abre ahora un nuevo escenario que ya venían reclamando distintos actores del sector turístico, como la cadena Barceló, y es abrir el programa  a familias o gente joven para compensar la caída del turismo senior.

De hecho, el secretario de Estado de Turismo, Fernando Valdés, se mostró dispuesto a “poner sobre la mesa alternativas”, abogando por un debate que debe “acompasar” con el diálogo social, el diagnóstico “compartido” entre administraciones y “escuchar al sector sobre sus necesidades”.

“Bien estimulando la demanda o apoyando a través de otras iniciativas, son todas medidas que, no cabe duda, vamos a valorar”, añadió en una comparecencia que ha tenido lugar en Benidorm.