Telefónica España ha logrado mitigar el impacto de la crisis del coronavirus con una reducción de solo el 0,9% de sus ingresos totales, hasta los 3.050 millones de euros, según indican los datos remitidos a la CNMV este jueves.

Noticias relacionadas

Unos resultados del primer trimestre que fueron impulsados principalmente por su negocio de empresas, que cada vez representa un mayor peso en la facturación total y que ha logrado mitigar una caída del 1,8% de los ingresos minoristas de la operadora.

Con la pandemia todavía influyendo fuertemente en la contratación de los hogares, Telefónica ha perdido accesos móviles, convergentes y en televisión, al mismo tiempo que ha reducido su Arpu (ingresos por clientes) por la migración de clientes a ofertas de menor valor. 

En esta línea, los ingresos mayoristas llegaron a 536 millones, lo que supuso apenas un 0,2% menos que lo registrado el primer trimestre del año pasado. Por su parte, los ingresos minoristas llegaron a 2.432 millones, un 1,8% menos.

Es verdad que la diferencia todavía es importante, pero los ingresos de empresas comienzan a ganar peso en la tarta total y se mantienen prácticamente inalterables en el año de la pandemia. 

Fusión Empresas

Del mismo modo, en sus resultados reportados a la CNMV, la compañía también ha explicado que los clientes de Fusión Empresas mantienen un "sólido avance", con un crecimiento del 11% si se compara con igual periodo del año pasado.

Además, indican, "se han cerrado relevantes contratos con grandes empresas para acompañarlas en su transformación digital".

Los datos de Fusión Empresas son importantes, ya que en el total de los productos convergentes cayó un 0,9%, hasta los 4,781 millones de usuarios. El Arpu convergente también cayó por debajo de los 90 euros, por lo que el impulso de Fusión Empresas, que genera un mayor ingreso por alta, debería influir en que este dato mejore en el futuro.

En este sentido, el negocio corporativo se ha hecho fuerte en plena pandemia y avanza hasta convertirse en lo que Telefónica persigue desde hace más de un lustro: ser el partner principal de la digitalización de las compañías españolas.

Este diario ya ha publicado que Telefónica quiere ser el socio estratégico de todas las pymes y empresas que quieran optar a los fondos Next Generation de la UE, lo que significa plantear una estrategia diferente a la que están poniendo en marcha otros grandes del Ibex 35.

Plan de Recuperación

Mientras compañías del sector eléctrico están presentando y liderando macroplanes de varios miles de millones de euros, la operadora de telecomunicaciones ha optado por ser proveedor estratégico de muchos y muy diversos proyectos y apuntando a varios pilares calificados de estratégicos por el Plan de Recuperación del Gobierno.

Uno de los objetivos estratégicos de Telefónica es convertirse en el gran proveedor tecnológico de las empresas españolas y participar en el mayor número de proyectos europeos es la puerta de entrada que le dará a la compañía la capilaridad para llegar a mayor cantidad de sectores y zonas geográficas.

En esta línea, la compañía ha establecido tres ejes estratégicos desde los cuales plantear todos estos proyectos. El primero estará enfocado a la conectividad, el segundo en la digitalización de pymes y empresas y el tercero está centrado en la educación digital y las Administraciones públicas.