Telefónica registró un beneficio neto de 886 millones de euros durante los primeros tres meses del año, más que duplicando los 406 millones (un 118,3% más) que ganó en igual periodo del año pasado, según reflejan los resultados remitidos a la CNMV este jueves.

Noticias relacionadas

La operadora ha confirmado además sus objetivos operativos para este año, un guidance que mantiene un crecimiento "estable" en los beneficios y el crecimiento del Oibda orgánico.

Estas cuentas confirman que la operadora española ha seguido resistiendo el impacto de la Covid cumpliendo los objetivos operativos centrados en la reducción de costes y en la estabilidad del flujo de caja. Aumenta la liquidez, se reduce la deuda y los ingresos caen menos que la media del mercado, incluso si se incluye el impacto de sus operaciones en Latinoamérica.

Desde el punto de vista de la gestión se han registrado menores amortizaciones al sacar a Reino Unido y a las torres de Telxius de su perímetro. Del mismo modo, se han producido menores gastos financieros tras volver a reducir la deuda.

Por otro lado, el beneficio por acción alcanza los 0,15 euros en los tres primeros meses del ejercicio, frente a los 0,06 euros del mismo periodo del año pasado.

Del mismo modo, Telefónica ha confirmado su dividendo. Abonará el segundo tramo del dividendo de 2020 (de 0,20 euros por acción) en junio de 2021, mediante la modalidad de dividendo flexible voluntario.

En 2021, tiene previsto repartir un dividendo de 0,30 euros por acción y en dos tramos. El primero pagadero en diciembre de 2021 y el segundo en junio de 2022. Ambos pagos serán de 0,15 euros, mediante la modalidad de dividendo flexible voluntario.

"Estos resultados reflejan el acierto de nuestro plan estratégico y la capacidad de ejecución de Telefónica para lograr un crecimiento sostenible y rentable, impulsado por nuestros negocios tecnológicos y por el despliegue de las mejores redes y servicios", ha indicado el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, en la comunicación remitida a la CNMV.

Se reduce la deuda

En términos globales, la compañía registró unos ingresos de 10.340 millones de euros, un 9% menos que en el mismo periodo de 2020, un 1,3% de caída si se excluyen de las cuentas el impacto de las depreciaciones y de las monedas Latinoamericanas. Dentro de los ingresos, sus mercados europeos han resistido mejor el impacto de la pandemia con crecimientos en Alemania y caídas acotadas en España.

Por su parte, el Oibda -medida de la telco para reflejar su marcha operativa- llegó a los 3.417 millones de euros, un 10,7% de caída, pero un crecimiento del 0,3% en términos orgánicos.

Telefónica logró seguir reduciendo su deuda hasta los 35.796 millones de euros, un 6,4% menos que un año antes. Cuando se completen las operaciones pendientes de cierre, la deuda se verá reducida aproximadamente en 9.000 millones de euros adicionales. Con este recorte, se situaría en torno a los 26.000 millones de euros, la mitad de la existente a mediados de 2016.

La operadora mantiene además su posición de liquidez tras una actividad de refinanciación por importe de 2.822 millones de euros en el trimestre. La compañía cuenta con liquidez cercana a los 20.000 millones de euros.

Excluyendo el pago de espectro, la generación de caja del trimestre alcanza los 727 millones de euros, un 201,4% más que en el primer trimestre de 2020. Esta caja, sin embargo, se destinó en gran medida a los pagos realizados tras las subastas de espectro en Reino Unido, Chile y España, por lo que la cifra registrada en el primer trimestre se sitúa en los 33 millones de euros, un 85% menor que la de hace un año.

Actividad comercial

La mejoría de las cifras hace posible que el flujo de caja operativo (Oibda-CapEx) suba orgánicamente un 0,1% y disminuya un 38% en términos reportados, también como consecuencia de las subastas de espectro, que representan un total de 694 millones de euros.

Dentro de los ingresos, una de las claves estuvo en la buena marcha de Telefónica en Alemania y España. En el caso de los primeros los ingresos aumentaron un 0,2% hasta los 1.850 millones de euros, mientras que el mercado británico reportó 1.500 millones, un 10,7% de caída.

En el caso de Brasil, facturó 2.200 millones, con un 25,7% de retroceso por impacto de la depreciación del real. En cuanto a España, la facturación alcanzó los 3.050 millones de euros, un retroceso del 0,9%. 

La operadora explica que en el primer trimestre del año la actividad comercial en España estuvo afectada, en su primera mitad, por la finalización de promociones y reposicionamiento de tarifas, y por el impacto de la economía en la Covid.

Telefónica ha mantenido su apuesta por cumplir su hoja de ruta. En España mantiene el liderazgo europeo en el despliegue de fibra y alcanza ya una cobertura 5G del 80% del territorio. 

Hoja de ruta

En Reino Unido la fusión de O2 y Virgin Media progresa después de que el regulador británico (CMA) aprobara la operación de forma preliminar en abrilLa autoridad de la competencia local ha indicado que la operación no representa un peligro para la competencia aunque todavía falta el plácet definitivo que debería llegar a finales de mayo.

En Brasil, la adquisición de los activos móviles de Oi sigue igualmente su curso, y en Alemania la compañía ha cerrado durante el trimestre un acuerdo de roaming nacional con 1&1 Drillisch que garantiza una línea de ingresos a largo plazo.

Por otro lado, Telefónica Tech aumentó sus ingresos un 25,1% durante el trimestre, hasta los 166 millones de euros, al tiempo que continúa con la transferencia de negocios y activos. Tech avanza en su objetivo de ampliar el perímetro de la compañía que se extenderá a lo largo de los próximos meses. 

En cuanto a Telefónica Infra, durante este primer trimestre se cerró la venta del negocio de torres de Telxius a American Tower Company por 7.700 millones de euros, y unas plusvalías de 3.900 millones de euros.

En cuanto a la simplificación de su estructura corporativa, la digitalización de los procesos supone el 79%, mientras que las ventas digitales han crecido el 37% en los cuatro mercados clave (España, Reino Unido, Brasil y Alemania) y representan ya el 35% del total.