La Autoridad de los Consumidores y del Mercado británica (CMA, por sus siglas en inglés) ha autorizado provisionalmente la fusión entre los negocios de Telefónica (O2) y Liberty (Virgin) en el país. En concreto, la autoridad de la competencia ha indicado que la operación no representa un peligro para la competencia aunque todavía falta el plácet definitivo que debería llegar a finales de mayo.

Noticias relacionadas

"Tras examinar las pruebas, el grupo de investigación CMA ha llegado a la conclusión provisional de que es poco probable que el acuerdo dé lugar a una disminución sustancial de la competencia en relación con el suministro de servicios mayoristas por varias razones", ha indicado la CMA.

En la práctica las cosas siguen como están, pero desde las compañías se indica que es una excelente noticia que se falle en esta dirección, ya que nada debería hacer cambiar una resolución final en esta misma línea. Se despeja la principal incertidumbre de las redes mayoristas y todo indica que los 'remedies' que se designen serán menores de los esperados. 

Tanto Virgin como O2 brindan servicios mayoristas a otros operadores de redes móviles en el Reino Unido. En este sentido, a la CMA le preocupa que, tras la fusión, Virgin y O2 puedan tener un incentivo para subir los precios o reducir la calidad de estos servicios mayoristas, lo que en última instancia conduce a un peor trato para los consumidores del Reino Unido.

La investigación está siendo supervisada por un grupo de investigación elegido entre los miembros del panel independiente de la CMA. Durante la investigación, el grupo recopilará evidencia de una variedad de fuentes para informar su análisis en profundidad.

Impacto de la fusión

En las próximas semanas, el grupo publicará el detalle de los aspectos que espera investigar. A continuación, las partes interesadas tendrán la oportunidad de presentar sus puntos de vista sobre la fusión y las cuestiones que examinará el grupo.

"Liberty Global y Telefónica han recibido la publicación de las conclusiones provisionales de la CMA en el marco de su examen de la propuesta de fusión de sus negocios en el Reino Unido. Seguimos trabajando de forma constructiva con la CMA para lograr un resultado positivo. Esperamos el cierre hacia mediados de este año", han dicho desde Telefónica respecto de la publicación provisional.

El pasado 7 de mayo, Telefónica anunció que había llegado a un acuerdo con Liberty Global para formar una joint venture participada al 50% por ambas compañías que dará lugar a un proveedor de telecomunicaciones con más de 46 millones de clientes y unos ingresos de aproximadamente 12.500 millones de euros.

La combinación de ambas empresas dará lugar a un proveedor integrado de servicios fijos y móviles más fuerte en el mercado británico, que impulsará la expansión de la red de alta velocidad de Virgin Media y el despliegue de red 5G de O2.

La operación valora a O2 en 14.500 millones de euros y a Virgin Media en 21.300 millones de euros, ambos en términos de valor total de empresa. O2 aportará una compañía libre de deuda, mientras que Virgin Media aportará sus activos y 12.900 millones de deuda neta.